CR. Una guerra inadvertida. Juan Félix Castro Soto

La realidad se ha convertido para la ciudadanía costarricense en un campo minado peor que el de cualquier guerra. Las amenazas y los disparos se reciben desde cada flanco y en todo momento. Nunca antes la derecha se había ensañado tanto con la población.

Aunque actúan por separado hay concenso en el objetivo: el despojo primero para luego conseguir la sumisión plena. La meta, a veces no parece lejana, se trata de uniformar la población para convertirla en una densa masa de mano de obra esclava.

La élite política-empresarial avanza, aparentemente, haciendo a un lado los escollos que aparecen en el camino. Entre ellos y la alucinación de riqueza que los mueve y los organiza nada se interponer, con su actitud anuncian que van por todo.

Sometieron la ciencia poniéndola al servicio de la tecnología de mercado, sometieron la política convirtiéndola en práctica de fanatismo y sumándola como acción de culto religioso, sometieron el saber dirigiendolo como mero conocimiento técnico, sometieron la voluntad de ayuda suprimiendo la solidaridad para reducirla a meros actos de caridad, sometieron la cultura aboliendo espectáculos y presentaciones artísticas y promoviendo el individualismo de la virtualización, la religión fue sustituida por el fanatismo y la palabra fue echa propaganda. La amenaza del control totalitario acecha más que nunca.

Pero digo todo esto porque la ultraderecha, para tornarse imperceptible, se sirve de figuras y ambientes que no necesariamente se presentan como unidos, por el contrario, se dicen oposición, disidencia o rivales. Cuando al final de cuentas solo se diferencian por el lugar desde donde se atrincheran para agredir.

De modo, que entre la UCCAEP, Horizonte Positivo, partidos oficialistas, quienes comandan los Poderes de la República, iglesias y demás, no hay diferencia de fondo. Para el colmo, la nueva amenaza se llama Demo Lab. Amparados en un discurso de oposición aparecen como restauradores de la patria. Sí, restauradores como los de Restauración (RN).

Eso somos como población, sobrevivientes mientras se pueda, desplazandonos en medio de un campo minado y al acecho del la ración de terror de cada día.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s