CR. La tirada de la computación. Claudio Enrique Monge Pereira

Doña Carmen Granados y mi Tata fueron amigos en sus años mozos. Ella lo cuerdeaba. Tuvieron una buena Amistad hasta que la política los mandó por rutas diferentes: Ella agarró hacia la derecha y mi Viejo para la zurda. Yo la admiré mucho y la respeté como se lo merecen los ARTISTAS AUTÉNTICOS Y TALENTOSOS. Me encantaba escucharla y batir quijadas con sus genialidades. Chiquillo me llevaron varias veces a un teatro por los alrededores del Cine Moderno a disfrutar sus presentaciones. A mi me encantaba. Hoy me encontré esta fotografía de aquella pareja de profesionales de los escenarios: Rafela y don Rodrigo Sánchez. Y recordé una de las primeras transmisiones del Tope Nacional ya en la era de las computadoras. Aún su uso no estaba generalizado, y en la UCR todavía explotaban a “Doña Matilde”. Todavía conservo algunas tarjetas llenas de perforaciones consignando mi nombramiento como Profesor de la Benemérita. Doña Carmencita y Don Rodrigo transmitían y comentaban el paso de caballos, yeguas y borrachos; que en ese evento abundan más que la boñiga que adorna las calles a su paso. Rafelita era el Alma misma de esas transmisiones y de muchas otras. Sus genialidades y su chispa hacían reír a un cadaver. Resulta que iba desfilando un bello ejemplar con su erguido jinete y el señor Sánchez lo anuncia: “Aquí tenemos esta bella yegua alazana…” y describió los atributos que él le miraba. Entonces lo interrumpió Rafelita y le dice: “Mirá Rodrigo, esa no es una yegua…” y él insistía en que si. Y ella en que era un macho. “Pero Rafelita aquí dice que es la yegua Lucero!” Y Doña Carmen en seco le dice señalando al caballo: “No Rodrigo…es un macho y yo le estoy viendo su cédula…” “Cédula” con la cual el brioso bañaba la calle con una prolongada meada. Don Rodrigo justificó su pifia leyendo el papel del guión y dijo: “Si Rafelita, es un error de la comPUTAdora…” Y nuestra Artista Nacional de una vez le contesta: “¡Vez Rodrigo, esa es la tirada de la computación…que al final siempre sale con putadas…!”
Y desde entonces, cada vez que la máquina nos sale con alguna trastada o nos pierde información, me repito la genial salida de Doña Carmen con la aclaración de la “cédula ” del equino ricachón!

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s