PATRIA GRANDE. Una cena en la frontera Argentina- Bolivia. Sergio Erick Ardón Ramírez

ESE PÉNDULO

Que la política se mueva como un péndulo, hoy aquí, mañana allá, es lo que dicen algunos.
No hay tal, estos decires son ocurrencias. Son las circunstancias, nacidas de la acción de los actores políticos, las que determinan de que lado se inclina la balanza.
En Bolivia, el proceso de cambios impulsado por Evo Morales y su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS) fue interrumpido por la acción coordinada de la derecha interna y la oea, con apoyo e inspiración de USA.
Se debilitaba así la corriente transformadora que había permitido el nacimiento de nuevas instancias de unidad y colaboración entre los países de América Latina, como la CELAC, Unasur y el ALBA.
Instancias que superaban el control y la dependencia hasta entonces ejercidos por USA.
Ante esos avances, y como respuesta, el imperio y sus secuaces no dejaron de conspirar para revertir las cosas. Lo lograron en Brasil , en Argentina, en Ecuador, y en Bolivia.
Pero los pueblos movilizados han logrado frenar esa ofensiva restauradora. Y eso no es cosa de ningún péndulo, eso es cosa de lucha, de inteligencia, de perseverancia, de correcciones.
Ya en Argentina las cosas volvieron a pintar bien con la derrota de Macri y el ascenso de Fernández. En México, que había sido un bastión del neo-liberalismo y el entreguismo, la victoria de López Obrador puso fin a ese papel vergonzoso. Ahora ha tocado el turno
a Bolivia, donde el golpismo reaccionario no ha resistido ni un año, habiendo sufrido una aplastante derrota.
Venezuela y Cuba plazas asediadas y agredidas de todas las formas imaginables, han resistido.
Las plazas fuertes de los enemigos de la unidad y la soberanía latinoamericana han pasado a la defensiva. En Chile se ha dado un paso de gigante al ser enterrada finalmente la Constitución heredada de la dictadura de Pinochet. Bolsonaro, en Brasil, el peso pesado de la reacción regional, está en declive, igual le sucede a Duque en Colombia, enfrentado una creciente oposición. Moreno el “insigne traidor”, anda por los suelos, y en febrero hay elecciones, que bien podrían permitir recuperar a Ecuador para el progresismo. Perú, agobiado por sus eternas contradicciones internas, es ficha imperial, pero de poca mordiente. Uruguay con la derecha en el poder, pero muy mediatizada, cuenta poco. Paraguay, la cenicienta del sur, se acomoda.
Los países centroamericanos, es verdad, contamos menos, y llegamos con rezago, con Nicaragua envuelta en un mar de contradicciones.
El Caribe, ha ido ganando protagonismo e independencia. Con República Dominicana en su conocido bamboleo.
Una cena austera en la frontera entre Argentina y Bolivia, con la que Fernández, el presidente argentino, despide a Evo que regresa a su país, augura mejores tiempos.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s