No fueron brujas las que ardieron. Eran mujeres. Fia Forsström

Mujeres que fueron vistas como:
Muy bonitas, muy cultas e inteligentes. Porque tenían agua en el pozo o una hermosa plantación (sí, de verdad)…
Mujeres que tenían una marca de nacimiento, mujeres que eran muy hábiles con la medicina herbal. O muy altas, muy pelirrojas.
Mujeres que tenían una fuerte conexión con la naturaleza, mujeres que bailaban, mujeres que cantaban o cualquier otra cosa mínima. Cualquier mujer corría el riesgo de ser quemada en el siglo XVII. Incluso fueron arrojadas al agua y si flotaban eran culpables y ejecutadas. Si se hundían y se ahogaban, eran inocentes. Las mujeres fueron arrojadas por los acantilados, fueron colocadas en agujeros profundos en el suelo.
¿Por qué escribo esto?
Porque conocer nuestra historia es importante cuando estamos construyendo un mundo nuevo. Cuando estamos haciendo el trabajo de sanación de nuestros linajes y como mujeres. Dar voz a las mujeres que fueron masacradas, darles reparación y una oportunidad de paz.
No fueron las brujas las que ardieron. Eran mujeres”

*Catia Obregón

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s