CR. ¿Quiénes realmente no quieren diálogo? Luis Paulino Vargas Solís

Pregúntele usted qué opinan del diálogo, a cualquiera de esos economistas de la línea ortodoxa dominante (en general hombres) que la prensa idolatra y endiosa. La respuesta es usualmente la siguiente: “es una pérdida de tiempo”. Y agregan: “hagan lo que yo digo”.

Vean usted la columna de Juan Carlos Hidalgo anteayer en La Nación, o el editorial de ese mismo medio ayer martes.

El primero es simplemente una propuesta de golpe de Estado. Elegante y refinado, pero golpe de estado. Aparenta respetar el marco institucional, pero de hecho lo tritura y lo pisotea, puesto que la persona electa por la ciudadanía costarricense como presidente, dejaría de serlo en la práctica, sustituido por un señor -Rodrigo Arias Sánchez- a quien nadie eligió para ejercer como presidente.

Por su parte, el editorial mencionado es una forma de anular cualquier posibilidad de diálogo. Propone un mecanismo donde los poderes Ejecutivo y Legislativo, con la asesoría de “los mejores economistas del país”, decidirán las medidas a tomar. Se admite que podría tenerse en cuenta recomendaciones emanadas de los procesos de diálogo, pero está claro que no se admitiría nada que los expertos economistas -los que “sí saben”- no consideren aceptable.

Y, en fin, ¿quién realmente no quiere el diálogo?

Y, en particular, ¿quiénes realmente quieren violentar y desconocer la institucionalidad democrática en Costa Rica?

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s