CR. Pésima señal. Gerardo Hernández

Convertir la apertura del nuevo recinto parlamentario en un culto religioso (católico y evangélico)

Nuestro marco de referencia político debe ser la Constitución Política, no la Biblia.

La Asamblea Legislativa es un espacio público, de carácter cívico. Hoy abre sus puertas corrompido por la corrupción de los mercaderes de la fe.

Aquí no se requieren bendiciones, se requiere legitimidad política, transparencia y rendición de cuentas.

En lugar de avanzar hacia un estado laico, asistimos a la reedición de un confesionalismo extendido.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s