CR-PÉREZ ZELEDÓN. ¿Qué fue lo que sucedió anoche? Ariel Robles Barrantes

Cuando llegó la mañana en el desayuno de las barriadas de Pérez Zeledón solo se podía pensar: ¿Qué fue lo que sucedió anoche? Por años aprendimos en la escuela a que aquí, en este país, uno de los más pequeños del mundo, la paz era la que reinaba en los 51.100 km de tierra que componen Costa Rica. Pero no fue de una punta de alfiler que nos despertamos de este gran sueño. Ya veníamos sabiendo que, en aquellos discursos bonitos de los últimos 40 años sobre la libertad, la democracia y equidad, se colaban por las rendijas de las palabras una muestra de la realidad, esa que desde las barriadas empobrecidas se ve con mayor claridad: No vivimos en un sueño perfecto, pulcro e incuestionable.

Tal vez no entendemos o no hemos logrado entender porque no está en nuestro ADN saber identificar los riesgos de justificar el empoderamiento de las fuerzas represivas y respaldar cualquiera de sus actos. La crudeza y las arremetidas con violencia y sin sentido, o con sentido para algunos grupúsculos de poder, han existido en nuestra historia. No nos contaron en nuestras clases oficiales de la escuela o el colegio, que en 1948 quienes se adjudicaban un movimiento de supuesta revolución arremetieron con la vida de un grupo de opositores en lo que se llamó el crimen del Codo del Diablo, perpetrado por una clase política y con el uso de las fuerzas policiales. No nos contaron que en 1981 encarcelaron a Viviana Gallardo, estudiante de la Universidad de Costa Rica, que lideraba un movimiento político, a quien después de ser torturada y también violada, le pegaron 8 tiros en una celda. Hace tan solo unos años, siguieron y persiguieron a dirigente limonense Orlando Barrantes, incluso llegando a encarcelarlo, la misma historia vivió el líder indígena Sergio Rojas, ambos luego liberados. A Sergio lo mataron hace un año y sus asesinos aún se desconocen. Todo esto en un silencio absoluto, casos separados, pero que no están tan lejanos uno del otro.

¿Qué fue lo que pasó ayer en la barriada? Cuando llovieron sirenas de patrullas, carreras de botas pesadas, sonaron los escudos y los garrotes antimotines, se nublada de gas el cielo y aceleraban los motores. Lo que pasaba era que se movían los hilos de la fuerza desmedida lanzada contra las casas de quienes no tenían nada que ver en el conflicto.

Tal vez en silencio, no entendemos lo que simboliza dejar de percibir el peligro que representa la justificación de la fuerza, la represión y la intervención de los poderes represivos. No sabemos, no entendemos en esta burbuja, el peligro que simboliza el pedir a gritos “que quiten a esa chusma de esa calle”, “que intervenga la policía”, o como dijo una diputada nacida en este cantón una noche previa a lo sucedido “respaldo todas las acciones tomadas por el Ministro de Seguridad”. Peligrosos son los caminos de aplaudir sin precaución el levantamiento de algo que tal vez aún no hemos sabido comprender.

No, no son hechos aislados, no son solo infiltraciones policiales, no son solo gases en las casas del Barrio, no son solo cachetadas a una mujer tomada por cinco oficiales o quitarle el celular a un comunicador independiente y apresarlo al otro lado del país. No. Precaución, riesgo. Las barriadas, tal vez, no lo saben, mucha gente lo ignora, pero el peligro toca la puerta, un peligro del que la historia entera de Latinoamérica ha estado plagada.
Este 14 de octubre quedará en la memoria de Pérez Zeledón como la noche que el Gobierno Alvarado Quesada hizo algo que ni el bipartidismo había intentado: gasear los barrios de gente ajena al conflicto que se encontraba en la comodidad de sus casas.

Ariel Robles Barrantes, 14 de Octubre del 2020.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s