CR. Se desbordan los ánimos en Zapote. Víctor Polini

2020-12-10
Los ciudadanos en gran número, sin conducción ni dirigencia aparente, organizados espontáneamente, exigen la renuncia de Carlos Alvarado, quien sigue anónimo, en esporádicas comparecencias para justificar lo injustificable, llamando a la calma y a un diálogo que no comienza y que ya se sabe manipulado en su constitución; las pitoretas de los cabezales le imprimen un sabor lúgubre doble y escandaloso a la protesta que ciudadanos indignados, exasperados, hartos de la larga espera y ante la ineptitud del gobierno sumiso a las cámaras y bancos, angustiados por la falta de trabajo, despidos y recortes salariales, aumentos en los pasajes de los autobuses, aumentos en los peajes de las carreteras, la amenaza de mayores impuestos y ya desesperados por la prolongada cuarentena de una pandemia que no termina y si va exterminando y minando al ciudadano sin diferencia social ni económica.
El pueblo en la calle, no tiene otras formas de protesta pacífica, y aunque algunos desde sus cómodas posturas llaman a la calma a los ciudadanos que protestan, porque ven en la televisión los comentarios ácidos de los periodistas afectos al amarillismo y a Casa de Zapote, se les olvida que estos son “callejeros” manifestantes los que hoy dan la cara por la nación, contra el estado de corrupción que nos consume y devora, donde un poder legislativo, observa los acontecimientos para tomar partido y aprovecharse mañana de la situación.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s