CR. La negociación también es un campo de batalla. Óscar Madrigal

La lucha continúa en las calles conforme a las posibidades, en el parlamento y también en las negociaciones.

Viendo las cosas con serenidad, es un hecho incontrovertible que el Gobierno de Alvarado retiró el plan original de impuestos a proponer al FMI. Esa reculada fue producto de las lucha en las calles, de los bloqueos. Y llamó a iniciar un diálogo que no puede ser como los simulacros del pasado. Así se lo han dejado ver muchas organizaciones: debe ser multilateral y de cara al pueblo.

Exigió el Gobierno que se depusieran los bloqueos para iniciarlo. Sin embargo, ha tenido que hacerlo con calles bloqueadas en las fronteras, San Carlos y otras zonas, sin ese prerrequisito.

El movimiento de lucha y bloqueos exigía una negociación. Se ha abierto esa posibilidad. ¿Se debe participar en ella? A menos que queramos una claudicación del Gobierno, se debe participar para trabajar por hacer triunfar la visión del pueblo.

La negociación es un arte, decía alguien. Casi todas las revoluciones sociales son fruto de algún tipo de negociación.

Las que el Gobierno de Alvarado abre deben ser multisectoriales y con trasparencia. Y con la presencia de las ornizaciones sociales populares.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s