CR. ¿Por qué la violencia? Luis Paulino Vargas Solís

Si de veras nos preocupa la violencia, no podemos quedarnos en la condenatoria en abstracto.

Condenar la violencia para enseguida soltar un satisfecho “misión cumplida”, es muy cómodo, como asimismo ineficaz e irresponsable.

Si a las élites políticas y a las cámaras empresariales realmente les preocupa la violencia. Si de verdad les preocupa a los medios de comunicación y al progresismo de filiación PAC (y al otro progresismo, no propiamente PAC, pero bastante cercano).

Si de veras les preocupa, mejor dicho, si de verdad nos preocupa, no nos queda de otra, si no bajarnos del pedestal para ensuciarnos las manos.

Hay que condenar la violencia pero hay que preguntarse también sobre el por qué de la violencia. Y, sobre todo, hay que tener la disposición para reconocer sus causas -sin maquillajes, sin evasivas y sin eufemismos- y empeñarnos, de la mejor forma que podamos, por enfrentarlas y resolverlas.

La paz no cae del cielo como si fuera maná. Tampoco es un mágico efluvio que nace de los buenos deseos que pronunciamos.

Para que haya paz, hay que crear las condiciones que hacen posible la paz y que le dan solidez y perdurabilidad.

Si a las élites políticas y a las cámaras empresariales realmente les preocupa la violencia. Si de verdad les preocupa a los medios de comunicación y al progresismo de filiación PAC (y al otro progresismo, no propiamente PAC, pero bastante cercano).

Si de veras les preocupa, mejor dicho, si de verdad nos preocupa, no nos queda de otra, si no bajarnos del pedestal para ensuciarnos las manos.

Hay que condenar la violencia pero hay que preguntarse también sobre el por qué de la violencia. Y, sobre todo, hay que tener la disposición para reconocer sus causas -sin maquillajes, sin evasivas y sin eufemismos- y empeñarnos, de la mejor forma que podamos, por enfrentarlas y resolverlas.

La paz no cae del cielo como si fuera maná. Tampoco es un mágico efluvio que nace de los buenos deseos que pronunciamos.

Para que haya paz, hay que crear las condiciones que hacen posible la paz y que le dan solidez y perdurabilidad.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s