CR-BUENOS AIRES-Longo Mai. La violencia estructural es el origen… Guadalupe Urbina

Las jornadas de hoy no se han detenido en todo el país, a pesar de que los canales de siempre llamen terroristas y pachucos a vecinos de pueblos que como el mío están hartos de tanto abuso y de tanta mentira y negocios sucios de cuello blanco con corporaciones nacionales y extranjeras.
No tiene sentido hacer aquí apología del derecho humano a protestar cuando al gobierno y a los medios que lo respaldan no les parece violencia los gases y los garrotes de quienes primero usaron la violencia, picando al pueblo a responder. Eso le conviene mucho al gobierno, el desgaste del movimiento popular tienen que lograrlo a punto de descalificación y atropello. El atropello no le funcionó porque la gente pobre de los caminos bloqueados sabe que si se debilita su fuerza colectiva ahora ya no podrá salir de la miseria anunciada que comenzó a emerger hace varias décadas, en un horizonte que no ofrece ninguna confianza y mucho menos promesas de bienestar material o espiritual a las grandes mayorías.

Miedo, si… predican miedo por todas partes y están provocando, usando a su policía, porque no es nuestras aunque la pagamos nosotres, como carne de cañón. Y están entrenados para obedecer y tienen tanto miedo a perder su salario que no les queda más remedio que salir, antes a golpear y a gasear y ahora que les lluevan piedras. Y los domingos que está libres, salen, como salieron en Upala a protestar por sus bajos salarios y solicitándole al gobierno que no los envíe a maltratar a su propia gente.

Que quede claro que la violencia estructural es el origen, soporte y catapulta de todas las violencias y esa violencia estructural se cocina en los gobiernos, en las reuniones y lobbies privados en donde confluyen, políticos, finqueros, testaferros de empresas de monocultivos que usan miles y miles de kilómetros de territorio sin pagar ni un solo centavo por ella, como una zona franca.

Si esto se nos va de las manos, al menos que no se le vaya de las manos la fuerza y la convicción de exigir sus derechos y dignidad a la gente de a pie, a la gente que pone el cuerpo en las calles.

“Un gobierno que emplea la fuerza para imponer su dominio, enseña a los oprimidos a usar la fuerza para defenderse.”
Nelson Mandela

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s