CR. Covid y protestas. Luis Paulino Vargas Solís

Ayer Costa Rica sobrepasó el umbral de los 1000 fallecimientos asociados al #Covid19, y ese hecho, tristísimo en sí mismo, pasó desapercibido, totalmente opacado por las jornadas de #protesta y, sobre todo, los hechos de #violencia que oscurecen las protestas.

Diferenciemos dos cosas: las razones que empujan a la protesta, y la violencia que la empaña y ensucia. Aquellas razones son, a mi juicio, incontrovertibles: mucha gente tiene motivos sobrados para sentirse indignada, y no querer reconocerlo es una terquedad peligrosísima. Es que esa indignación llama a un cambio de rumbo urgente, y negarse a entender ese mensaje es crear terreno fértil para que el malestar crezca y se agigante.

La violencia, en cambio, es inadmisible. En pocos palabras: sea quien fuere el que la origina, es siempre condenable.

Las protestas han estado siendo infiltradas por delincuentes y narcos. No lo dice Corrales; lo dice el propio ministro de Seguridad y, según su explicación, mucha evidencia apunta en ese sentido.

No debiera extrañarnos ¿o acaso la presencia del narco, como subproducto indeseable de la fallida guerra contra el narcotráfico, no ha pasado a ser parte de nuestra realidad?

Más allá de lo cual, recordemos que estas cosas se saben cómo se inician, pero no hacia dónde puedan evolucionar.

Dicho de otra forma: poco ganamos condenando la violencia una vez ésta se desató. Lo que sobre todo debiera interesarnos es crear las condiciones de justicia y equidad que permitan preservar la paz social.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s