CR. Míreme noche. Lucía Paula López Gamboa

Míreme noche, aquí, en este rincón de cuatro espadas blancas, un clavo incrustado en la pared y el corazón -si es que me ha nacido de nuevo- golpeando suavemente las costillas, para recordarme que existo. Míreme a los ojos, porque así miran los que no mienten y dígame: ¿qué tanto mal hice para merecerlo? ¿Acaso me encontró culpable el destino y quiso negarme el perdón? ¿Ve Dios con buenos ojos a los que aman por encima del hombro y por debajo de la falda? ¿Qué hice mal para parecer una muñeca de trapo en un estante? ¿Quién deslizó la aguja y cosió el pespunte del tiempo a las horas muertas de mi vida? ¿Por qué el perro de la esquina no ladra de madrugada
para despertarme del letargo? Lanzo un reproche inaudible al cielo y me enrosco en la cama mientras cuento cien ovejas negras saltando en mis pestañas.

Lucía de Paula

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s