CR-HEREDIA-SAN ISIDRO. “Canción nocturna para una leyenda”. Claudio Enrique Monge Pereira

Canción nocturna para una leyenda

Dicen que tus ojos
saben a distancia,
que los paisajes en su lejanía
huelen a jardines.

Dicen que sus miradas
son tan reales
que los espejismos
en ellos son verdades.

Dicen que su luz
es luz de estrellas enamoradas
que destellan desde el alma
caminos y ensenadas.

Dicen que algunas veces
me pensaron con su brillo
y quisieron en silencio
alumbrar mi oscuridad.

Dicen dicen que diciendo
mis cabellos se extendieron
y se fueron para Europa
tan tristes y en un suspiro.

Que se escondieron muy tristes
mis huesos tan juveniles
en la estepa y en la tundra
y en la nieve del invierno.

Que buscaban en los ríos
la sonrisa de tu boca
y la flor de primavera
y el beso que se desboca.

Que sufría mi piel entera
sabiéndote tan lejana
tan hermosa tan galana
tan noche tan de mañana.

Que caminaban mis piernas
hasta el cansancio profano
buscándote simplemente
en la palma de mi mano.

Que sufrían estos ojos
del otoño a la ventana
del recuerdo a la semana
que lloraban sus despojos.

Y decían tantas cosas
los jardines y las rosas
que los besos más hermosos
se quedaron en tus ojos.

Mujer amada me fui
sin besarte ni la mano
ni la acera que pisaban
tus huellas tu bicicleta,

Tus patines tus muñecas
Tus ojos melocotones
Tus labios cerezas flores
Tus risas tus mil razones.

Y decían tantas cosas
los vecinos de mi barrio
donde divisé tus ojos
y tus labios mariposas,

Que me los llevé conmigo
esperando que crecieras
para regresar un día
a decirte lo que sigue:

Dicen que me fui por eso,
para que crecieras pronto
y pensaras mi regreso…
Dicen que volví hecho un beso.

Y tus ojos me sabían…
me sabían a distancia,
tus paisajes a esperanza
Y tu infancia a mi futuro
Y la espera, a lo más duro.

Hoy te pienso enamorado
Como ayer que te lloraba
Hoy mis años más cansados
te los doy ilusionados.

Sos la misma
No has cambiado,
Este amor tan verdadero
No me deja transformarte.

Solo amarte como siempre,
Como cuando eras pequeña:
Desde entonces sos mi dueña
Desde entonces sos mi vientre.

ClaMo
Toyopán, ZURQUÍ

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s