CR-Escuela Buen Vivir. Ha llegado el tiempo del Buen Vivir. Guadalupe Urbina

Hemos llegado a la conclusión de que estamos a las puertas de nuevos paradigmas y muchas personas soñamos, creemos y actuamos para hacer posibles aquellos que traigan bienestar y plenitud para nuestra especie y todo el multiverso del que somos parte. Buscamos armonía y equilibrio en nuestra relación con nuestra casa matriz, nave intergaláctica y eso hace que me resuenen en el corazón esas palabras de Salvador Cardenal (q.p.d): “Vienen ya días de amar la casa que habitás, días de amar la tierra vegetal, flor y animal…”

Hoy apelamos al Buen Vivir, con certeza de que ya no se trata de democracias o totalitarismos, ya no se trata de geopolítica, al fin y al cabo usted y yo no somos más que un punto en la red satelital que desde arriba controla nuestras fuentes de agua, minerales, selvas y bosques y sabe muy bien en donde se encuentran.

Mi corazón se ha retorcido atravesado por las llamas que han quemado la Amazonía en Brasil y Bolivia para agrandar los cultivos de soya, de ganado de carne y coca y los campos de explotación minera y aquí no hubo izquierdas ni derechas que detuvieran esta masacre cuando han tenido el poder para hacerlo –o quizá no tienen ningún poder- porque lo más importante es la extracción de los bienes para el “desarrollo”.

Y acá añado un texto que había escrito en días pasados pero sigue vigente. En estos días más que nunca la filosofía del Buen Vivir toma fuerza y presencia en muchos lugares y entre muchas personas. Buen Vivir, Vivir Bien, Buen Morir, Morir Bien, comer de la mano de las gentes que cultivan en nuestro pueblos, comprar sus alimentos sin dejar el alma en la chequera de las corporaciones. Buen Vivir y encender el candelabro de las cercanías, de acercarnos a quienes hace tiempo no habíamos visitado ni llamado. El Buen Vivir de las cosas simples, los gestos encendidos de cariño de quienes comparten la tortilla, el pan, la mesa de la confianza y los frijoles molidos.

Ha llegado el tiempo del Buen Vivir, de compartir entre la tribu y más allá la comida, las canciones, la ropa, los libros hasta que ya no nos quede tiempo para otra cosa. Buen vivir para sobrevivir a los confinamientos, a la austeridad, para aprender a estar bien con menos para no darles el gusto de pagar sus basuras de colores. Ya no hay tiempo que perder. Ahora si la vida campesina, la vida de la gente “pola” retoma su gran valor. Ahora si podemos entender y sin palabras que significa SOBERANÍA ALIMENTARIA y muy pronto entenderemos mejor que significa autodeterminación, independencia y cuán importante es lo pequeño, lo local, la diversidad, las diversidades. Todo eso es el Buen Vivir. 

*Guadalupe Urbina, Casa Madremonte Buen Vivir, Longo Mai, Buenos Aires-Puntarenas. Facilitadora Escuela BV-CR

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s