CR. Vivencias personales con Debravo. Claudio Enrique Monge Pereira

Néstor Zeledón Guzmán y José León Sánchez, en una extensa tarde y noche de vinos, aguacero y ese olor de madera viviente del Taller, me contaron sus vivencias personales con Debravo. Pasé noche y madrugada escribiendo todo lo que me revelaron acerca de Jorge. Ese cierre cargando su féretro debajo de un aguacero como el mismo que CHEPELEON y yo nos llevamos ese día, fue de cine: cuatro futuros PREMIO MAGON llevándolo sobre sus hombros, después de mucho tiempo dando vueltas por las calles porque los Curas no permitieron ingresarlo al Templo por “comunista”. Subieron la loma hasta el Cementerio ya oscureciendo. Encontraron la fosa de tierra repleta de agua, por lo que al colocar el ataúd este flotó y no hubo forma de enterrarlo. Así quedó hasta el día siguiente, para cuándo bajaran las aguas. Algún día quizá me atreva a publicar las delicias que escribí, extensas, de aquella tarde noche en el Taller de mi Hermano por providencia, Néstor Zeledón Guzmán; y además, el recorrido de todo el día con Chepeleon por El Llano de MARCOS RAMÍREZ; incluida la poza donde CALUFA lo enseñó a nadar a él y a otros carajillos.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s