CR-PASOANCHO SAN SEBAS-HEREDIA SAN ISIDRO. Mi pandemia de amor. Claudio Enrique Monge Pereira

La “padezco” desde que tengo uso de razón. Cuando yo tenía 10 años mi Papá nos hizo un fuerte y bello carretón de dos ruedas. Con ese íbamos desde El Viejo Barrio hasta los límites de ESCAZÚ, por el Oeste, y por callecillas empedradas y trillos; llegábamos a un Vivero enorme que tenían el INVU y la Municipalidad de San José para surtir gratuitamente a los habitantes de las nuevas Ciudadelas en el Sur que deseábamos embellecer las alamedas. Mi Viejo era uno de esos y nos educó y entusiasmó para que comprendiéramos y sintiéramos el significado de las plantas para nuestras vidas y las comunidades. Desde entonces, y más antitos con Oliva, mi Abuela paterna allá en Grecia; yo vivía y respiraba esa pasión. Hoy, entre nieblas y lluvia, hice mi recorrido por una parte de mis enamoradas. Y siempre pienso y deseo que las que he sembrado en otros lares, sean tan felices como quien las cuida y recuerda su origen.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s