CR. Endogamia financiera. Luis Paulino Vargas Solís

Rocío Aguilar salió del Ministerio de Hacienda empujada por la puerta de atrás. Poco después la teníamos instalada en la Superintendencia de Pensiones (SUPEN). Ahora, y sin dejar la primera, la tenemos sentada también en el sillón de la Superintendencia de Entidades Financieras (SUGEF).Ella es algo así como la Gran Emperatriz de las Finanzas en Costa Rica, o sea, el personaje al que los poderosos intereses financieros se confían. No dudo de su experticia en materia de finanzas (aunque de economía no entiende mucho). Pero eso es secundario. Es más que obvio que aquí se reitera el fenómeno de las “puertas giratorias”, o sea, ese ir y venir entre entes reguladores y empresas reguladas, que crea una zona gris con múltiples conflictos de interés. Lo mismo acaba de darse con el nombramiento de Alfaro, nuevo gerente general del BNCR, pero si escarbamos, es muy posible que detectemos muchos otros casos.Lo importante es que esto pone en evidencia la existencia de un denso entramado de intereses que tiene un comportamiento endogámico, del tipo: “yo te cuido, vos me cuidás, nosotros y nosotras nos cuidamos”. O sea: los capitales del mundo de las finanzas (tristemente la banca pública es arrastrada por esa correntada) son conscientes del amplio espectro de intereses que comparten, y por ello se cuidan de que no llegue ningún “infiltrado”, y que todo quede “en familia”.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s