CR. Mi tata, falleció en los brazos de pachamama. Manuel Gil

Mi viejo chichoso, mi tata. Cuando por fin estábamos teniendo una muy amorosa relación, la montaña lo reclamó. A sus 70 años, su espíritu aventurero seguía ardiente.

Mi padre falleció hoy haciendo lo que más amaba, estar en contacto con la montaña, falleció en los brazos de pachamama, embelleciendo el río para hacer Rapel.

Me siento orgulloso de haber tenido un papá montañista de corazón, tan trabajador, aventurero y valiente y lo poco que tengo de eso, se lo debo a el…

pero tengo el corazón hecho mierda y saben porque? porque nunca se lo dije de tantas veces que lo pensé… y nosotros, por andar metidos en nuestro drama psicológico, dejamos lo importante para después.

No se que será eso que estás haciendo mientras lees, pero te juro que no es más importante que decirle a tus mayores (sean quien sea), lo mucho que los amas y el ejemplo que son para vos. En un instante ya no estarán más.

¡Nos vemos en la montaña papá, a la orilla del fuego!

Wë́stë wë́stë.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s