CR-HEREDIA-SAN LORENZO DE FLORES-SAN ISIDRO. El zapote. Claudio Enrique Monge Pereira

Solía ir a San Lorenzo de Flores a visitar a Don ALCIDES, un Artesano de la madera cuya maestría hacia muebles maravillosos. Alguna vez, mientras esperaba una bella pieza en genízaro que me hizo, me aventuré por su Solar y vi dos árboles bellísimos de zapote; y estaban repletos. Era la primera vez que presenciaba tales portentos. Don ALCIDES me encontró y se alegró al ver mi felicidad. Me dijo: “Yo los sembré” y aquella chispa en sus ojos campesinos eran estrellas diurnas. Se subió a uno de los árboles y con gran maestría él los lanzaba y yo los apañaba. Casi me llenó un saco de gangoche y yo no cabía de placer. Le pregunté si él creía que en San ISIDRO se dieran los zapotes si yo lograba reproducir algunos árboles. “Si uno hace las cosas con FE…por qué no!”, me dijo.
Fueron madurando y repartí un montón. Le guardé a Mamá y a mi Viejo, y con ella, Dora de mi AMOR, sembramos algunas semillas. Germinaron y por aquí planteé varios arbolitos y regalé otros. Don ALCIDES se contentó cuando se lo dije. Ni él ni mi Madre pudieron ver el fruto de nuestra OBRA MANCOMUNADA, porque el HACEDOR DE TODO LO BUENO demandó su presencia en el HUERTO ETERNO. De cada cosecha germino algunas semillas, y ahí sigo, sembrando y dando.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s