CR-NARANJO. Mariela Arias: una naranjeña en África.

Mi nombre es Mariela Arias, soy vecina de Naranjo Centro, Enfermera de profesión y laboro para el Área de Salud de Naranjo. Amo poder servir al prójimo, sobre todo a aquellos que viven en condiciones de más alta vulnerabilidad.

En febrero del presente año realicé un viaje que marcó mi vida de forma grandiosa, hacia África, al país de Guinea Bisaú, en Africa Ocidental, a una ONG llamada Casa Emanuel, iba a servir como enfermera y en otras áreas, y a llevar un mensaje del amor de Dios al prójimo, por un periodo de 2 meses, pero Dios cambió por completo mis planes humanos, pasé de estar 2 meses (planeados por mi) a estar 5 meses y medio, debido a la pandemia por el Covid 19. No pude salir de África pero todo estaba dentro de un plan perfecto de Dios.

Casa Emanuel es una ONG fundada por 2 costarricenses Isabel Johanning y Eugenia Castro.
La historia de Casa Emanuel inicia en el año 1993, cuando Isabel Johanning Mora, odontóloga y misionera costarricense, recibió un llamado de parte de Dios para ir a Guinea Bissau, con el propósito de ayudar con su profesión a las personas pobres de este país y al mismo tiempo predicarles del amor de Dios. Actualmente hay 3 orfanatos (uno de estos para niños y jóvenes con discapacidades físicas y mentales), una escuela, un Liceo, y un hospital.

Viví muchas cosas, experiencias que Impactaron mi vida, algunas difíciles y otras no, pero todo al final obraría para bien, les mencionaré algunas; cuando tenia aproximadamente 22 días de vivir allí se dió un golpe de estado y una amenaza de guerra (este es un país muy conflictivo a nivel político), esta situación solamente tardó algunos días, aunque la situación a nivel político continúo difícil, Dios tuvo cuidado de mi y nada me sucedió.

Tuve la bendición no solo de estar dentro de Casa Emanuel sino de salir a otra base misionera de amigos brasileños donde se brinda atención médica a personas en las Aldeas, estando allí nace la idea en mi corazón y en el de mi compañera María José Arguedas(también Naranjeña, que realizó este viaje) de realizar una campaña llamada “Alimentando la Esperanza” para poder donar arroz a las familias de varias aldeas, debido a que muchas personas allí se encontraban muy mal de salud porqué tenían muchos días sin poder comer debido a la pobreza extrema que viven, así lo hicimos, en cuestión de 4 días logramos recolectar de forma milagrosa el dinero suficiente para poder comprar el arroz, que como meta se tenia que era para 84 familias pero se logró comprar para 154 familias, Dios multiplicó en gran manera y pudimos bendecir a tantas familias que estaban muriendo de hambre.

Aparte de poder servir en el área de Enfermería en los orfanatos y en el Hospital de Casa Emanuel, se logró crear junto con mi compañera María José, un consultorio para enfermería en uno de los orfanatos el cual sería de gran ayuda para todos estos niños y niñas, recalco también el apoyo que obtuvimos por otros amigos que se encontraban con nosotros en el lugar para poder llevar a cabo este proyecto.

En algunos momentos estuve mal de salud y me enfermé de Malaria y de Tifoidea, pero logré recuperarme; en medio de todo lo que estaba viviendo Dios cuido de mí, me protegió, de libró de muchas cosas, me proveyó de todo lo que necesité, y cuando sentía que ya no podía más encontraba en los niños ese motor de esperanza, amor y fortaleza para continuar, y aprendí a disfrutar de todo lo vivido.
Me dediqué por completo a servir con todo mi amor, dejando de lado todas mis limitaciones.

Como mencioné debido a la Pandemia, tuvimos que quedarnos más tiempo del que se tenía planeado, casi 6 meses, y cada día veía más difícil la oportunidad de poder regresar a Costa Rica, fuimos contactadas por el consulado de Costa Rica que se encuentra en Kenia(único en todo el continente Africano) para recibir apoyo y así poder ayudarnos para un posible viaje de rescate y ser trasladadas hacia nuestro país, 9 veces los posibles vuelos de salida fueron cancelados por alguna u otra razón, agotamos todas las posibilidades que habían para poder salir de alguna u otra manera, pero eran demasiadas las restricciones que habían para poder viajar, Europa cerró fronteras y era cada vez más difícil ingresar, y para poder salir de Africa había que hacer escalas en algunos países de Europa, además de que los riesgos de viajar en medio de una pandemia son muchos, luego de muchos intentos se logró realizar el viaje que nos traería de regreso a Casa, un viaje que tardó 6 días en total desde África hacia Costa Rica realizando escalas en diferentes países, gracias a Dios llegando en buen estado de salud y libres de Covid 19 pues ya nos habíamos realizado la prueba y tenía como resultado negativo, pero igual cumpliendo con la cuarentena y todas las medidas necesarias. Agradezco el gran apoyo recibido de parte de la Cónsul Ana Elena Campos Jimenez por su excelente labor.

Recibí gran apoyo en muchas cosas (psicólogico, espiritual, económico) de parte de la iglesia en la cual me congrego(Centro Cristiano de Naranjo), de mi familia, amigos y compañeros de trabajo, siempre les estaré agradecida. Y sobre todo gracias por a todas las personas que siempre me tuvieron en sus oraciones.

Nací para servir y así viviré siempre, mi deseo es usar todo lo aprendido en la vida para el servicio de la humanidad, y dejar este mundo diferente a como lo encontré.
Resumo todo lo vivido como un entrenamiento de vida, todo lo que estamos viviendo pronto pasará, pero todo dependerá también de la actitud con la que tomemos las cosas para juntos salir adelante.

*Naranjeños en Línea

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s