CR. ¿Qué hacemos? Julia Ardón Morera

Atención:
Hay oficiales de tránsito haciendo gala de abuso de autoridad y buscando mordidas.

¿Qué significa que un oficial de tránsito te diga “le tengo que bajar las placas”, para seguidamente agregar: “¿qué hacemos?”

Eso me pasó ahora por la mañana en Alajuela…antes de las 7 am. cuando venía a trabajar al restaurante.
El estaba solo, no estaba la policía aún, en Barrio Cristo Rey.

Su argumento: que en mi carta para permiso de circulación por trabajo de entrega de comidas a domicilio, no decía los días.
Todo lo decía, pero no decía los días. Por eso me tenía que quitar las placas. ¿Por qué no procedió a hacerlo, sino que me preguntó: ¿qué hacemos? y se quedó allí parado esperando qué le respondía yo…( claro, de perfil, sin mirarme a la cara…)

¿Qué significa eso?

No guardé el nombre…todo lo que pasó me descolocó mucho…me puse nerviosa. Me cuidé de no ofenderlo ni mucho menos decirle que estaba entendiendo la intención de su gesto ( que me enoja muchísimo) , lo que si dije fue que lo que estaba ocurriendo me parecía demasiado grosería. Eso lo dije llorando a gritos…”demasiado grosería”….y él me decía que yo lo estaba insultando, ofendiendo, siendo él “un persona con la investidura de autoridad” y en cambio yo “una mujer”.
Eso lo recuerdo perfectamente.

Al final, coincidiendo con la llegada de la policía: vino a echarme un discurso de su versión de los hechos, aclararme que tenía una cámara y que ahí estaba grabando todo ( ahora sí) para al final en son de burla haciéndome el ademán de aplaudirme lentamente decirme “la felicito por su espectáculo, gracias a él la voy a dejar ir. Es usted muy inteligente”

Nunca en la vida me había sentido en presencia de un funcionario armado de esa manera. Cero capacidad de comunicación, ni siquiera verme a los ojos cuando me hablaba….todo siempre de medio lado, no sé si es que no quería que viera su nombre en el uniforme, no lo sé…la cosa es que tuve una experiencia muy muy fea. No me sentí en Costa Rica, no me sentí en mi país sin militares. Me sentí en presencia de un militar, un soldado, una persona incapaz de escuchar nada ni con la que hubiera alguna mínima capacidad de comunicación. ¿Y todo por qué? ¿porque estamos en pandemia? ¿porque a mi carta de permiso de circular le faltaba un detalle?

Ayer una sobrina nos contó de un tráfico que le pidió plata a su esposo. Anda suelto el abuso de autoridad y ya de la corrupción con los tráficos sabemos mucho ¿Eso cómo se puede detener?

Me molesta mucho la actitud de “sentirse víctima”. Hoy lo fui. ¿del tráfico? ¿de este patán? ¿de este hombre machista? No. De mi miedo a no poder atender bien el trabajo, de que me agarrara tarde y perder clientes, de la posibilidad de quedarme en media calle con tres bolsos, un televisor de 24 pulgadas ( que es el display de mi compu ahora que está descompuesta y que todos los días cargo en el carro y llevo a la casa y vuelvo a cargar), de que en estos tiempos delicados se nos vaya por la borda en un día todo el esfuerzo de meses, porque es muy fuerte ese miedo de hacer mal el trabajo….de no poder cumplir….bueno: eso que todo el mundo ha sentido alguna vez y se comprenderá. Esa tontera que nos coloca en el territorio de la absoluta vulnerabilidad, ahí donde te quedás tan frágil tan frágil e indefenso que ayudás a que alguien se enseñoree con vos…

Feo.
Muy feo.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s