CR-CHILE. Júpiter, a 45 minutos luz. Marcos Karretilla

Santiago de Chile. Por correo había conocido a una estudiante chilena hacía como dos años. Así que estando por allá nos pusimos de acuerdo para conocernos.
Llegada la noche acordada, un domingo, casi todo estaba cerrado en esa zona de Santiago; solo encontramos abierto una heladería, y ahí la pasamos hablando hasta las 11 de la noche.
Mientras ella me iba a dejar al hotel, escuchamos unas voces en un parque: “vengan, vengan, por mil pesos pueden ver a Júpiter”. Eran unos estudiantes de astronomía que con telescopio en mano ofrecían el servicio de observación como una forma de garantizarse un ingreso en el neoliberal Chile.
Nos acercamos y nos urgieron a que lo hiciéramos con rapidez, algo maravilloso iba a ocurrir: y así fue, se le miraban tres lunas al planeta, y en cosa de uno o dos minutos, una de ellas se iba a esconder detrás del planeta. El espectáculo literalmente fue de otro planeta, a 45 minutos luz, se daba una puesta de luna, y casi toda la humanidad la ignoraba.
El helado más maravilloso y celestial que me haya comido en la vida. Gracias Paulette.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s