CR-SANTA CRUZ-HERNÁNDEZ. El asombro es constante. Alejandra Espinoza

Un pedacito de tierra en medio del bosque transformado por nuestras manos, donde todo se recicla, y vuelve a tener uso .
En ese lugar el asombro es constante, siempre hay una planta que sembrar, un arbol para abonar, un mapache travieso, un congo jugando de vivo o una ardilla roba comida.
Compartimos el espacio con “ Kratos” y su familia ( una iguana gigante con dos esposas) que aman los bananos y los reclaman cuando llegamos .
Ahí sembramos papayos cuyos brotes se comerán los congos, constatamos que para lo unico bueno que sirven los cigarros es para romperlos en agua con ajo y alejar las plagas, que la piedra blanca es un escudo para las serpientes, que el café en polvo cuando se quema aleja los zancudos.
Ahí confirmamos que se puede vivir con poco en un espacio pequeño pero con las puertas abiertas, trabajando, escribiendo, cantando, recibiendo el anochecer sin TV cerrándole un ojo a la luna y escuchando las chicharras desde una hamaca.
Aquí siempre hay un espacio para los hijos, un abrazo para los amigos, un café para los vecinos y un racimo de bananos para “ Kratos “.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s