URUGUAY-BRASIL. Maracaná, hace 70 años. Jorge Mota

Valoro el coraje de salir a la cancha rugiente de 200 mil adversarios y decir a sus compañeros: “Tranquilos. Los de afuera son de palo”. Valoro la resiliencia de remontar un marcador adverso y convertirlo en el triunfo que significó un Mundial. Pero es ejemplo lo que hubo antes…y lo que existió la noche después del partido. Antes fue la huelga de piernas cruzadas. Los dirigentes del fútbol no pagaban a los jugadores que entrenaban y salían a las canchas con los colores de sus clubes. Entre octubre de 1948 y mayo de 1949, la mutual de jugadores ,en asamblea, resolviò no jugar en esas condiciones. Los dirigentes pretendían enviar a Brasil un equipo de rompehuelgas, privando a Uruguay de sus titulares. La presión de la prensa y de la opinión pública fue tan grande que tuvieron que ceder y el equipo fue el mejor que nuestra selección pudo formar. Uruguay salió campeón de la mano de un negro solidario, rebelde y albañil.
El “después” fue la noche posterior al triunfo en Maracaná. Obdulio, en vez de quedarse a festejar con sus compatriotas en un hotel, salió a caminar por las calles y se abrazó a los vencidos sin decir nunca quien era él. El coraje y las raíces cobran su mayor valor y dimensión ante esta resiliencia y esta empatía que pocas veces se destaca.

*Juan Bermúdez

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s