CR-Poesía. “Río ahogado”. Claudio Enrique Monge Pereira

RÍO AHOGADO

De tanto
pensar en su puerta
olvidé la forma de
todas las llaves
que probé para
unirme a su
destino.
Llueve hoy,
tanto como ni
los ríos lo desean
sin un cauce para
desaguarse. Tanto
como tantas veces
insistí bajo el sol y
la lunas de invierno
y de verano. Y no fue
inútil porque mi esencia
se esparció vigorosa y dulce
sobre el tejado para suturar
las goteras que solidarias se
ofrecían de vía y de conductos
soberanos: Mínimas ventanitas
para asomar risueña la última
lágrima que derramé sobre su
tumba bulliciosa en el silencio.
Veo sus ojos inmóviles como la
miel que pesa más que el eterno
reposo y que las rocas
de una vega. Pero su luz
sin embargo existe y desde
la sombra de mis árboles se percibe como un dulce
recuerdo atado al
aire raro de una jaula voluntaria.
No muere el Amor
como tampoco muere
la semilla que nació con
la tierra en el olfato. La
lluvia es santa y su oración
es la transformación de las
semillas y los huertos.
El canto de la lluvia
une los sueños de
quienes piensan
con el corazón.
El sueño no fallece
cuando el amor
suelta sus huellas
y sale en busca
del camino que
lo lleve de regreso
al vientre inolvidable
de las estrellas que
juntos una vez sembramos
en el tiempo.

ClaMo
Toyopán, ZURQUÍ

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s