CR-ALAJUELA. Somos víctimas de nuestros logros. Rodrigo Cabezas

Se escribe mucho en diferentes medios a favor o en contra de las medidas que toman nuestras autoridades sobre la pandemia que sufrimos.

A menos que la población vea televisión por cable, no ha visto los horrores mostrados por Deutsche TV o la BBC en otros países. Lo que se ve aquí es que la curva de infectados asciende lentamente como desean las autoridades para no colapsar el sistema de salud. Ha habido pocas muertes y relativamente pocos pacientes hospitalizados o en unidades de cuidados intensivos.

Todo esto, resultado de un manejo basado en evidencia científica y siguiendo los protocolos recomendados por los expertos del mundo.

Todos tenemos claro que estas medidas aquí y allende afectan seriamente la economía, causan ansiedad y trastornan la vida. Las autoridades han actuado con rapidez para disminuir el daño, tanto el sector público como el privado hacen esfuerzos, la solidaridad que no veíamos ahora la vemos manifestada de muchas formas.

Pero hay desacuerdo en algunas de las medidas, como la soberana decisión de proteger la salud y la vida de los habitantes, medidas que causan serios problemas con el transporte de mercancías y que afectan la economía. Algunos esbozan teorías de conspiración y sugieren que los temas económicos se deben priorizar, incluso cuestionando el énfasis en preservar la vida.

Creo que sería importante que la gente vea lo que implica estar hospitalizado en una unidad de cuidado intensivo en donde la luz está siempre encendida y se pierde la noción de noche y día, que en algunos casos causa desorientación y hasta delirio. Que vea lo que implica estar en un ventilador artificial por dos o tres semanas, cómo se pierde la masa muscular y funcionalidad del cuerpo, que el paciente que sobrevive esa experiencia y es aplaudido cuando se le da de alta, sale en silla de ruedas no solo por el protocolo hospitalario sino también porque caminar no es posible después de estar inmóvil por ese tiempo, requiere rehabilitación intensa que en algunos casos no es completa.

Quizá si estuviéramos más conscientes de todas estas cosas, las preguntas en las conferencias de prensa diarias no fueran tan repetitivas y la población estaría más dispuesta a seguir las medidas de gradualmente relajar las restricciones y entender que ésta es una realidad que estará presente por mucho tiempo

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Maria Mesen dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con su comentario, el problema es que muchos creen ser experTos en epidemiologia, acostumbrados a vivir en una sociedad de consumo donde importa más la economía ( que no deja de ser importante), que la vida de las personas.

    Me gusta

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s