CR. Perspectivas para después… Óscar Madrigal

el

PERSPECTIVAS PARA DESPUES DEL CORONAVIRUS. Antes del inicio de la presente crisis sanitaria que se convierte en una crisis económica y social, se vislumbraba una crisis de la civilización. Para muchos era evidente que el mundo se enrumbaba hacia graves peligros: la explotación irracional de los recursos naturales conduciría a una debacle de la sociedad, la sobreexplotación de la fuerza de trabajo y la obscena desigualdad económica entre los super-ricos y el resto de la población, señalaban un futuro bastante oscuro.

La actual crisis sanitaria ha reflejado las debilidades de un modelo económico neoliberal que condena a la muerte a miles de los ciudadanos.

Después del coronavirus la sociedad se encontrará en una situación totalmente distinta a las crisis ocurridas en el último siglo. Por ello es muy difícil poder vaticinar cuál será el devenir de los acontecimientos. Pero lo que parece claro es que el modelo económico actual saldrá muy dañado. Esta crisis dejará una económica global devastada, que ha golpeado con mayor fuerza a los países altamente desarrollados, tales como EEUU, Europa y China. La consecuencia es una recesión de escala planetaria.

En países como Costa Rica, altamente dependiente de las exportaciones, la recesión mundial redundará en menores ingresos de divisas, menores impuestos, así como el resto de las consecuencias. Es claro que el desempleo alcanzará niveles nunca vistos, la pobreza también subirá enormemente y la clase media se empobrecerá aún más. La producción no va a crecer, el déficit fiscal llegará a dos dígitos, la deuda del Estado será imposible de pagar y las instituciones de la seguridad social quedarán en situación financiera muy peligrosa. En fin, estamos en presencia de una crisis totalmente nueva que debería tener respuestas innovadoras.

Podemos vislumbrar en qué situación vamos a salir de esta crisis. Ahora bien, cómo haremos para superarla. Podemos especular con algún grado de racionalidad.

1-. Una salida más autoritaria, neofacista, que reduzca la democracia e imponga tributos a las clases populares, cierre instituciones y disminuya los derechos humanos
2-. Otra que deseche el capitalismo salvaje y desarrolle un modelo de desarrollo acorde con la naturaleza, con justicia social, que reduzca la brecha desigual y trabaje porque los grandes capitales aporten más a la recuperación social del país.
3-. Y otra es seguir como hasta ahora, que las cosas sigan igual, recargando la solución de los problemas sobre los trabajadores, sobrexplotando los recursos naturales e incrementando las desigualdades.

No creo que sea posible seguir con las mismas recetas para enfrentar la crisis, porque la solución está muy ligada a la magnitud de la situación y si esas recetas no han servido en momentos de cierta normalidad, no es posible que puedan ser eficaces en momentos de crisis aguda.

La solución primera, dependerá de la situación mundial y de la reacción interna de los grupos sociales organizados. La reelección de Trump está ahora disminuida y un cambio en USA servirá, por lo menos, para volver a un neoliberalismo progresista.

La mejor alternativa es la segunda, que saldrá necesariamente de un nuevo pacto entre el trabajo y el capital, una participación de la sociedad civil, un nuevo poder ciudadano. Esto es posible y en ello debemos trabajar.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s