CR-TURRIALBA-Buen Vivir-Santuarios. 21 de marzo, Pachamama cumple 10 años (fotos).

En octubre-noviembre 2009 tuve un sueño.

Viajé por el Sur del Sur de Abya Yala, desde el Fin del Mundo Ushuaia-Argentina hasta las islas Uros, Amantaní, Taquile y Sol del sagrado lago Titikaka en Perú y Bolivia.

Visité 4 países, me embarqué 18 veces en mares y lagos, soporté temperaturas entre -12 °C y 42°C, estuve entre 0 y 5.000 msnm, crucé 13 fronteras (8 por la Cordillera de los Andes entre Chile y Argentina), crucé el desierto de Atacama (Chile) y el Salar de Uyuni (Bolivia), visité maravillas de la naturaleza como Torres del Paine (Chile) y glaciar Perito Moreno (Argentina).

Viajé por tierra 8.000 km (recuerdo haber viajado en un solo bus por 37 horas). Visite 100 sitios y pueblos. En todo ese viaje fui dando forma a mi sueño (hacía dibujos y escribía notas). Quería levantar un centro ceremonial en lo que antes llamábamos Sueño Quetzales y ahora Santuario Quetzales, en tierras altas del volcán Turrialba.

Regresé y en diciembre 2009, junto con dos maestros: el campesino Abel Ulloa y mi hijo Edison, ubicamos el sitio apropiado (según energías de la zona).

Entre enero y marzo se realizó la construcción, con el maestro Isaí Madrigal y otros colaboradores. El esfuerzo era grande: traslado de piedra desde lejos, volar pala, dar forma a los círculos y las “ventanas de luz”. Había que poner mucha gana y amor.

El 21 de marzo 2010 (Equinoccio de Primavera) se realizó la inauguración con un grupo de hermanas y hermanos (entre ellos el maestro Abel y mi madre Odilíe, quienes nos siguen guiando con su luz). El nombre con que llamamos al sitio: Pachamama. La inspiración: “herencia”.

Para el 21 de marzo 2020 preparamos el “bosque de los espejos”, los “espejos de agua”, el “rancho Venus”, “el gran Tata” (abuelo árbol), el “túnel del amor”, el “puente del amor” y “cabaña Quetzales”.

Pero llegó “el virus” y los celebrantes nos encontramos resguardados en nuestras casas, tratando de salir adelante para celebrar Pachamama, abrir muchos santuarios y seguir levantando muchas apachetas en nuestros caminos.

Desde Pachamama (aquí en mi corazón) abrazo a cada uno de los seres (cientos) que alguna vez han puesto sus pies y su espíritu en Pachamama y Santuario Quetzales, y a todos aquellos seres que pronto o algún día, subirán por “camino al cielo”, que los conducirá a este sitio sagrado.

Seguimos…

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s