CR. Hablar de recortes es una majadería ideológica. Luis Paulino Vargas Solís

El gobierno es como una familia

Debe cuidar sus gastos y su deuda. Si gasta y se endeuda de más, debe apretarse la faja: recortar gastos para equilibrarlos con los ingresos, y así reducir su deuda.

Todo eso es muy básico, y, desde luego, es correcto.

Pero, perdone usted, ¿es realmente correcto?

No, no lo es.

Claro que la idea goza de enorme atractivo. Pero, igualmente, ¿no tendría mucho sentido pensar que el sol gira alrededor de la Tierra, puesto que cada día le vemos salir por el este y esconderse por el oeste?

O sea: lo evidente no es siempre lo correcto.

Tampoco es cierto que el gobierno es como una familia, ni que sus problemas presupuestarios se arreglan recortando gastos.

Es que, para mal y para bien, el gobierno es un actor grande e importante, que influye en muchas cosas, tanto en sentido cuantitativo como cualitativo.

Si usted recorta a lo loco el gasto del gobierno, muchas empresas privadas lo van a resentir: su demanda se desplomará con graves consecuencias para sus ganancias y para el empleo.

Si usted recorta los presupuestos de salud y educación, las consecuencias para la calidad de vida de la gente pueden ser devastadoras.

Si a usted le apetece, hablamos de eficiencia y calidad de los servicios. Ahí hay muchísimo por hacer.

Pero hablar de recortes es una majadería ideológica de gente empecinada en causar daño para satisfacer sus prejuicios y su ignorancia.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s