CR. En misa. Priscilla Díaz Morales

Desde hace mucho tiempo dejé de asistir a misa, ayer estuve presente en el funeral de tío abuelo Richard, siempre me acompaña un diálogo interno que a veces hace bromas fuera de lugar y me cuesta ubicarme, el sacerdote dijo que estamos llamados a ser luz y sal del mundo y nos preguntó qué sería lo contrario, en mi mente respondí oscuridad y azúcar, jajaja! Perdón! Pero ya escribiendo en serio, me gustó mucho La Palabra y su respectiva homilía, me caló en particular una interrogante, cómo puedo estar bien si el prójimo está mal, recordé a la doñita que baila en los conciertos, siempre dice todos somos uno, hay una invitación a darnos sin intereses de por medio, en una canción se nos afirma que Dios nos ha elegido para amar, sin distinciones, anhelo que Su Presencia, el mantener una relación personal con Su Ser y buscar el bien común sea parte de nuestra cotidianidad, bendiciones.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s