CR. No estamos en igualdad de condiciones. Larissa Arroyo Navarrete

La solución que nos dieron fue la paridad vertical pero es insuficiente. Necesitamos una alternancia no solo en la papeleta sino también en los puestos, entre otras cosas, como acciones para derrumbar los roles y estereotipos de género como que las mujeres no pueden liderar. Un ejemplo: ¿cuál sería el equivalente en mujer de Oscar Arias o de Johnny Araya?

https://www.nacion.com/data/golpe-al-liderazgo-femenino-en-alcaldias-solo/VQBJ7GB2B5ERBKNN3CK4TDEW3M/story/

“El liderazgo femenino sufrió un quebranto en los comicios municipales de este domingo. Solo nueve mujeres, tres menos que en el 2016, resultaron electas como alcaldesas para este período.

Las mujeres que quedaron al mando de las municipalidades en las elecciones 2020-2024 son Iris Cristina Arroyo Herrera, del Partido Liberación Nacional (PLN), en Puriscal; Ana Lorena Rovira Gutiérrez, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), en Tarrazú; Katerine Ramírez González, de Palmares Primero, en Palmares; Aura López Obregón, del PUSC, en Upala; Ilse Gutiérrez Sánchez, del PLN, en Guatuso.

Además, ganaron Lissette Fernández Quirós, del PLN, en Jiménez; Ana Lidieth Hernández González, del PUSC, en San Isidro; Eva Vásquez Vásquez, del PUSC, en Bagaces; y Patricia Bolaños Murilo, del PUSC, en Quepos.

La provincia con más representación femenina fue Alajuela, con tres alcaldesas, seguida por San José, con dos. En Cartago, Heredia, Guanacaste y Puntarenas, solo una ganó.

En Limón, no quedó electa ninguna mujer para liderar las alcaldías. Más bien, perdió a las única representante femenina que tenía en el ámbito municipal.

Otro cantón que tuvo una baja femenina en la alcaldía fue Oreamuno de Cartago, donde Catalina Cogui, del PLN, le cedió la silla municipal a Érick Mauricio Jiménez Valverde, del Partido Unidos Podemos.

De las siete alcaldesas que optaron por la reelección en los comicios municipales de este 2020, cinco conservarán su puesto.

Aunque el porcentaje de mujeres líderes en las municipalidades aún es tímido en Costa Rica, se trata de una variable que había venido creciendo, hasta experimentar una baja este 2020.

Según datos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), en el 2002, siete mujeres resultaron electas como alcaldesas; en el 2006, la cifra subió a 9; en el 2010, creció de nuevo a 10, y en el 2016, la cantidad fue de 12.

El protagonismo femenino en los comicios municipales se estanca en un contexto en el que los partidos le otorgaron a las mujeres solo 2 de cada 10 candidaturas a alcaldías para este proceso electoral.

Para las elecciones municipales de este 2020, el TSE descartó aplicar la paridad horizontal en las papeletas y postergó la obligatoriedad de este mecanismo para el 2024.

En estos comicios, el Tribunal solo les exigió a los partidos la paridad vertical, es decir, garantizar la alternancia dentro de una misma papeleta. Por ejemplo, si la papeleta a alcalde en un cantón la encabeza un hombre, la candidata a primera vicealcaldesa debe ser mujer; y viceversa. El tercer puesto, el de segundo vicealcalde, puede ser de cualquier género, por tratarse de un número impar.

En la paridad horizontal, los partidos no solo deben alternar hombres y mujeres dentro de una misma papeleta, sino que también lo deben hacer entre los primeros lugares de las papeletas municipales o provinciales.”

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s