CR. Me subo al Uber, apurada. Clarissa Arroyo Navarrete

HistoriasSobreMasculinidades

Me subo al Uber, apurada. El chofer arranca mientras yo termino de hacer llamadas de trabajo. Estoy distraída repasando las problemáticas sobre Derechos Humanos en Costa Rica, priorizando que le quiero contar a Michelle Bachelet en la reunión de Sociedad Civil, cuando el señor interrumpe el flujo de mis pensamientos.

  • “¡Qué linda se ve!

Yo no entiendo nada. Me cuesta volver a la realidad. Noto que mira hacia afuera. Me doy cuenta que se refiere a una chofera de un bus de San Pedro, parqueado enfrente del Parque.

Ando muy estresada. El estrés me ha empezado a enfermar y a provocarme consecuencias físicamente así que decido no confrontar y seguir la corriente.

  • “¿Verdad que sí? ¿Y a Ud. le parece bien que haya mujeres choferas?

Así inicia algo que me dio más calorcito que el sol hermoso de ese día.

-“¡Claro! No ve que los hombres las tienen muy discriminadas. Siempre la hemos tenido más fácil nosotros. Vea, a mí me enseñaron a amar a la mujer.”

De inmediato, añade como queriendo explicarse bien: “¡De una buena manera! Piedredera, prostituta, gorda, flaquita… Todas merecen respeto. Lo principal es tener a Dios en la vida.”

Él me recuerda que el problema de la religión no es la religión en sí misma, sino la interpretación antojadiza que hace alguna gente para no reconocer o disminuir derechos. Este señor de unos 70 años, muy creyente, la tiene mucho más clara que gente muy joven. La edad tampoco es el problema.

Dejo celular. Quiero escucharlo.

  • “Mi abuelo era un hombre tosco, de campo, de esos que pegaban con chilillo. Mi papá heredó un poco de eso. Pegaba con faja. Yo cambié eso. Yo no les pegué. A mis hijos, yo los saludo de beso en la mejilla, igual que mis hijas.”

Llegamos ya a Radio U pero no quiero bajarme. Agarro mi bolso gigante, mi suéter y trato a como puedo de abrir la puerta y bajarme en tacones y vestido, algo últimamente inusual en mí.

  • “Señor, lo felicito. Necesitamos más hombres como Ud. Acaba de alegrarme el día pensando en que el cambio sí es posible.”

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s