COLOMBIA- MOVIMIENTO SOCIAL. Se acabó el miedo a marchar. Lina Scarpati Manotas

Llegó finalmente el momento del tan discutido Paro y sin mayores complicaciones los barranquilleros y el Caribe demostraron la necesidad de participar democráticamente.

“No somos de izquierda ni de derecha, somos Colombia!” aparecía escrito en una pancarta del grupo que salió desde El Rincón Latino, aludiendo a la constante polarización y estigmatización que los detractores de la marcha alegaban en redes sociales, como si marchando se llegase a incurrir en un acto inútil y premonizando serias consecuencias para la seguridad pública y personal de quienes deseaban participar.
Hondear banderas sobre la estatua del ecuestre del Paseo Bolívar no pudo ser la excepción.  Allí se conglomeraron miles de personas procedientes de cinco puntos de la ciudad, quienes en manera pacífica y digna de una cultura que embiste la dificultad con color, música y folklore manifestaron abiertamente su incoformidad hacia el gobierno. Para cualquier emigrado de la diáspora, cuya posición abierta esté en franca lid con los desaciertos del gobierno y que a su vez haya manifestado en Europa u otras latitudes, lo que sucedió el 21 de noviembre 2019 en Barranquilla y en el resto del país es un verdadero triunfo de la democracia. La población ésta vez no sucumbió ante el propagandismo alarmista que vaticinaba saqueos, vandalismos y hasta heridos.

Las  redes sociales, a diferencia de lo que circulaba días antes de la marcha, registran hashtags como #colombiadespertó #colombiadespiert y para quien haya salido hace 18 años de Colombia, una manifestación de éstas jamás hubiese podido registrarse.
La información en las redes tambien incidió en los colombianos que residen en el exterior. Esa noche, sólo algunos miembros de la diáspora colombiana concentrada en Milán(Italia) organizaron en ocasión del Paro una simple reunión en un monumento histórico de la ciudad conocido como el “Arco de la Paz”.

 

 

 

 

Allí se concentraron los compatriotas quienes incialmente no poseían la autorización por parte de la alcaldia de Milán, pero al final la consiguieron! así que con banderas, pequeños panfletos, carteleras y sin música, lograron reunirse en paz como señal de protesta ante aquello que no comparten del actual gobierno y de la situación política,económica y social de nuestro país. Y fueron sólo 30 personas!

Me siento Emocionada, un poco cerca a casa, no podemos hacer mucho desde acá pero por lo menos hacemos un acto simbólico!”, expresó Laura Araújo, barranquillera que reside en Milán.
Algunos de los manifestantes se reunieron a raíz de en una discusión derivada de un post que lanzó un miembro del grupo Facebook “Colombianos en Milán” ante la interrogrante de la marcha. Algunos calificaron de innecesario y fútil el caso de convocar otros colombianos con estos fines, argumentando que los empleadores italianos no procederían a dar permiso para ausentarse, mientras que un grupo lanzó oportunamente el anuncio del encuentro y el lugar donde se celebraría el día de hoy. No hubo particulares discusiones subidas de tono aunque el desengaño por nuestro sistema político fuese palpable, hasta el punto de expresar que a diferencia de la comunidad de chilenos residentes en la capital lombarda, los colombianos no estaban solidarizados con la situación.
El caso de las Sardinas

IMG-20191123-WA0024.jpg

Los temores de algunos miembros del grupo FB citado anteriormente se hubiesen disipado o mejor, no hubiesen surgido al conocer que en Italia el derecho a la huelga en todos los sectores laborales está igualmente contemplado en la Constitución(art.40) pero a diferencia de Colombia(art.56), desde el 1990 rige el derecho que poseen los trabajadores de los sectores de servicios públicos como salud y transporte a participar en huelgas, con prestaciones y sueldo garantizados además de ser sustituidos por otro trabajador que deberá emplear o gestionar la empresa con anticipada comunicación de quien tenga que ausentarse .
Más allá de la Constitución y la legislación imperantes, un caso interesante se antepone al paro Colombiano. Hace tres últimas semanas, utilizando la estrategia más antigua de comunicación, es decir, el llamado “de boca en boca” y las respectivas redes sociales, el movimiento ciudadano denominado ​“Las Sardinas” comenzó por convocar ciudadanos en la PLaza Mayor de Bologna. Al llamado se presentaron 11,000 personas entre quienes, adultos, infantes y ancianos, se reunieron pacíficamente y sin causar alteraciones al órden público.

Luego siguieron las plazas de otras ciudades del norte de éste país: Modena y Parma. A menos de una semana de su exordio, la manifestación creada por jóvenes de menos de 30 años y ajenos al ámbito político municipal, provincial o estatal ha logrado concentrar hasta 20,000 personas y continúa a expandirse en otras 100 localidades italianas que esperan el turno para replicar la “magia” -como lo han denominado quienes han manifestado- de poder expresar libremente el desacuerdo contra el sistema político vigente, en particular hacia un partido político de ultra derecha y parafascista que ataca Inmigrantes, judios y todo aquel que no cumpla con normas raciales, nacionalidad o credo religioso acusándolos de “amenaza” y todo en la Italia de hoy!
Cabe anotar que durante las manifestaciones de ​“Las Sardinas” no ha habido represión de las fuerzas del órden, no se han allanado o requisado apartamentos en las semanas previas a las manifestaciones, ni se han adoptado medidas de seguridad extremas. Sin embargo, un punto un común existe con el Paro del #21noviembre ​y reside en la propaganda política que los detractores del movimiento han lanzando en contra, confiriendo a los organizadores acusaciones del tipo como el de ser “hijos de papá”, “vagos”, “desocupados”(todos trabajan), etc… al mejor estilo colombiano de aquellos que mediante las redes descalificaban a quienes participaran al​ Paro ​en Colombia

 

La historia nos dice que el paro no es nada nuevo.
El país que hoy tenemos antes nuestros ojos, parecería que hubiese sobrevivido las últimas dos decadas sobre una tabla que navega las turbias aguas de una frágil democracia. Y el Caribe no es la excepción! una tierra que por su tradición mayoritaria Liberal acogió a muchos habitantes desplazados por la violencia bipartidista en la década del 1950,

El Caribe está condicionado y tentado al mismo tiempo, tanto en la manera de concebir abiertamente las implicaciones que tendrá el #Paro del #21noviembre a nivel de participación civil como también en el entrar a participar sin filtros y prejuicios. Esto último lo ha demostrado completamente.
Cabe anotar que en el Atlántico, como tambien en Bolívar y el Magdalena, las manifestaciones populares bien sea paros, marchas estudiantiles y mobilizaciones de obreros nunca han sido un misterio. Nada más entre 1902 y 1930, Barranquilla fue protagonista de 5 marchas importantes cuyo objetivo fue el mejoramiento de los salarios de la clase obrera de la época.

IMG-20191123-WA0019

Y de esto habla el investigador Salomón Kalmanovitz, asi como de la “Marcha del Hambre”(1966) que realizaron las maestras del Magdalena a pie desde Santa Marta hasta Bogotá para luchar contra la discriminación de género en la educación pública de la epoca y las deficiencias presupuestales.
Pero la Colombia y el Caribe del 2019 no son iguales ni poseen los mismos códigos de lectura del pasado. En aquel entonces ante una rudimentario mecanismo de panfletos, telefonia fija, precariedad de transportes y un país doblemente estratificado, con un índice mucho menor de educación, se sobrepone una población informada con acceso a redes sociales y medios, que no desaprovecha la oportunidad de reivindicar sus derechos como sociedad civil, manifestando abiertamente su incorfomidad hacia muchas políticas y medidas del actual gobierno del Presidente Ivan Duque.
Los derechos no se pierden como tampoco se pierden las raíces que viajan junto a tantos colombianos y colombianas que hoy reivindican un cambio significativo para nuestra sociedad.

Algunos se encuentran esparcidos por Europa debido a motivos económicos, inconformidad o porque han sido víctimas de la violencia. Todos son factores de peso para ejercer presión ante el gobierno, no importa que en la web page del consulado de Colombia en Milán, no se haga mención al paro de hoy… a excepción de un twitter de la Presidencia de Colombia en donde se lee que la protesta social​, no paro… es un derecho de todos los colombianos!

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s