CR. Billy Sáenz Patterson. Por César Angulo Navarro

Una vez iba caminando por el Parque Nacional y el viejo estaba en una banca frente a la biblioteca. ¡César!, me dijo, como feliz de verme y me hizo una señal para sentarme a su lado. Lo abrace y pregunte lo normal. ¿como estás, que haces aquí? Y así.

  • Vos estás bien?

_ más o menos Billy.

  • tomá para que te ayudes. Y me dió 2000 colones.

Yo sabía que no podía negarselos y ese no era mi problema (el del dinero). Solo sé, que los solos del mundo podemos leer códigos entre nosotros y abrazarnos sin importar nada.

Hoy Billy Saenz Patterson falleció. Se nos fue uno de los más grandes poetas y los más ninguneados, porqué no complació a la verborrea académica de este país.

No voy a olvidar nunca su sonrisa, su forma de recitar, su toz, sus cigarros interminables, su parecido a mi abuelo Juan.

Siempre estarás en mi corazón poeta, en las bancas de los parques y en la poesía de mi vida.

Buen viaje maestro. Buen viaje.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s