CR. Partió Alvaro Rojas Valverde. David Díaz-Arias

Partió Álvaro Rojas Valverde, un señor pequeñito y delgado, con mirada incisiva y hablar pausado.

Rojo todo: cuerpo, cabeza y, sobre todo, corazón.

Guerrero devoto de las causas y las personas desechadas por su condición económica.

Político inteligente que nunca fue político y nunca dejó de serlo.

Se fue como llegó, como de seguro le gustaba cantar. Hijo del Sur, con tan poco y con tanto. Nació sin nada y cosechó todo lo importante.

Se lleva una gran parte de la memoria de las luchas de los más pobres; otra la deja en forma de testimonios y fotografías.

Su sudor se regó con cariño, esperando y bregando por un mundo que no llegó.

El país le queda debiendo mucho. La clase trabajadora, aquella y esta, le quedan debiendo mucho. La visión de nación que tuvo, donde todos cabían, le queda debiendo mucho.

Su semilla plantada, ojalá germine más y más.

Sé qué hay varias matitas que lo han hecho. Cumplido el deber, su luz roja les marcará el camino.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s