EUA-ABYA YALA-CR. El neopentecostalismo se esparce como virus en la región. Tatiana Benavides Santos*

el

El neopentecostalismo se esparce como virus en la región y tiene fuerza en Estados Unidos.

Advertidos estamos. Será por nuestra ignorancia y pereza que estaremos condenando a los jóvenes a que su educación siga cautiva del bloqueo o la propaganda de estos grupos.

Inocentes seríamos si creyéramos que la derrota electoral del candidato neopentecostal Fabricio Alvarado iba a cerrar el capítulo de la polarización vivida durante el proceso electoral.

El conservadurismo cultural es un fenómeno que se ha venido gestando en toda la región en las últimas décadas, pero que, en Costa Rica, fuimos capaces de identificar claramente en la pasada contienda electoral.

Demandar la destitución del ministro Edgar Mora es, en parte, resultado de las presiones sostenidas por sectores neoconservadores que han sabido capitalizar el descontento de otros grupos disímiles.Los ministros Leonardo Garnier y Sonia Marta Mora también fueron objeto de claros ataques de los grupos conservadores e incluso de solicitud de renuncias.

No es nuevo que las reformas educativas topen con la resistencia de sectores conservadores y religiosos, como ocurrió en 1900, cuando monseñor Bernardo Augusto Thiel se pronunciaba en contra de la reforma educativa liderada por Mauro Fernández.

Hoy hay marcadas 2 diferencias con aquella época:

1. Actualmente, las ideas y posiciones de los grupos neoconservadores son parte de una agenda transnacional de actores estatales y no estatales que se oponen internacionalmente a los avances en materia de sexualidad, equidad de género y derechos de la población LGTIBQ, así como a la justicia social y los derechos humanos.

Han llegado incluso a consolidar un fuerte lobby en la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos, en el Comité y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la Comisión sobre el Estatus de las Mujeres, las negociaciones de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030.

2. La otra diferencia es la desinformación y que su presencia en Internet les ha permitido divulgar su agenda utilizando las redes sociales y plataformas como WhatsApp para diseminar campañas que desacreditan las guías sexuales, los baños neutros y otros proyectos.

La narrativa es cercana a estratégicas campañas de desinformación similares en Estados Unidos y Europa, vinculadas financiera y organizacionalmente con plataformas como CitizenGo, la cual lucha contra la supuesta “ideología de género”.

NOTA: Este post es un resumen del artículo de opinión de la politóloga Tatiana Benavides Santos, publicado hoy en La Nación. Les comparto el link porque vale la pena leerlo todo.

https://www.nacion.com/…/…/V5KA3PPABJHTHFPX4YUU6ZHWZ4/story/

*Compartido por Ana Madrigal

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s