CR. En el país de los gobernantes corruptos. Marielos Méndez

el

No soy economista ni política, soy maestra, pero con un poco de lectura de historia y de repaso sobre quiénes nos han gobernado al menos los últimos 30 años, puedo darme cuenta que el país ha estado expuesto a personas sin escrúpulos ni conciencia que han llegado a los puestos de gobierno, indistintamente del rango, a aprovecharse de los recursos que son de todos, creando un andamiaje para facilitar sus operaciones de corrupción y paralelamente una red que les proteje desde los tres Poderes de la República, para salir impunes al ser desenmascarados.

Este grupo para gestar la problemática actual ha trabajado arduamente desde diferentes frentes y uno de los más importantes es el educativo. La educación debería ser el medio por el cual la persona adquiere alta capacidad de análisis de las situaciones personales y del entorno, formando seres humanos con los conocimientos necesarios para tener criterio y poder de decisión.

Estas élites que dominan y toman las decisiones desde el poder, se han asegurado que aquellas personas que tienen pocos recursos (pobreza y pobreza extrema) se mantengan en esa condición a lo largo de sus vidas y que sus generaciones no puedan acceder a una educación de calidad, destinándoles a la exclusión y a la pobreza de por vida, son muy pocos los que logran con esfuerzos titánicos salir de esa condición.

Otra parte de la sociedad, “familias de clase media”, pueden proporcionar a sus hijos/as mayores oportunidades de estudio que les permitan permanecer en ese cómodo estrato, muchas veces totalmente endeudados.

Y ese pequeño grupo de familias enriquecidas por los tentáculos que han desarrollado en el país, es el que maneja a su antojo las finanzas públicas, toma decisiones por todos y todas las demás y se asegura por medio de sus vínculos bien establecidos se mantenga ese control que les permite siempre estar en la cumbre del poder. Que sus nuevas generaciones tengan la mejor educación, los mejores trabajos, la mejor alimentación, servicios médicos, ocio, en fin, calidad de vida que el resto de la población no logra entre el hambre, el desempleo o arduas jornadas de trabajo para mantener un nivel aceptable de vida.
Y encima de esto, los de arriba disfrutan viendo desde sus mansiones, curules, altos puestos, autos elegantes, lujosos centros de recreo y más, mucho más… como los de abajo se desgastan peleando con los dramas que ellos han provocado y la ingenuidad de quienes se desviven por defenderles, porque hasta eso tienen, fieles vasallos que defienden su forma de enriquecerse y su actuar abusivo.

Algunos culpan a los sindicatos de llamar a la violencia, cuando quienes la han provocado son esa elite con el insulto constante a la inteligencia de la gente, otros haciendo uso del adultocentrismo, insisten en que la juventud es manipulada cuando manifiesta su disconformidad con situaciones evidentes de la educación costarricense. Otros piden a gritos garrote y gases lacrimógenos contra aquellos que osan manifestarse en las calles contra tanta desigualdad e injusticia. Otros en forma tardía se quejan de que pagarán más, pero en su momento no quisieron escuchar las voces de quienes advertían el abuso de un paquete tributario desigual impuesto al pueblo, mientras se fraguaban pactos en esas esferas de poder para liberar a los ricos de sus deudas de años con el fisco.
Y mientras tanto, la historia sigue… los de las élites, los ricos, los poderosos los sin conciencia, ahora llaman a la cordura, a la calma, a la paz, con sus caras de “yo no fui”, sin ninguna pena, con descaro total se atreven a decirle al pueblo que trabaja, a quienes sudan para llevar el pan a su mesa, a quienes trabajan horas extenuantes en sus fincas y empresas por salarios de hambre sin garantías sociales para hacer crecer sus cuentas en el extranjero, a quienes no tienen trabajo, a quienes no pueden dar de comer a sus hijos, a quienes no tienen nada, que se callen, que no atenten contra la democracia, una democracia que ellos y ellas desde sus gobiernos hace ya mucho tiempo se han encargado de destrozar.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s