CR. Cuestión de ajustar dos o tres tornillitos y listo. Luis Paulino Vargas Solís

el

Diversos gremios piden “mesas de diálogo y negociación”, cada una enfocada en una temática particular, de interés gremial, sectorial o regional.

Al gobierno no le disgusta (siempre que no se bloqueen calles): mesa por aquí, mesa por allá, cada una enfocada en su parcelita. Jamás un verdadero, grande y serio diálogo nacional.

Entretanto cámaras empresariales y prensa comercial, enfocan todo su armamento pesado -ojivas nucleares incluidas- en contra de un dirigente sindical ¿Qué podría ser ideológicamente más conveniente que reducir toda la cuestión a los aparentemente mágicos poderes de manipulación de UN solo individuo?

En parte hay en esto un ejercicio de negación: para estas élites -la clase política y los poderes económicos y mediáticos- crear un espantapájaros al cual echarle todas las culpas, y hacer un picadillo de “dialoguitos”, es una forma de convencerse a sí mismas de que no “hay nada morrocotudo de qué preocuparse”. Cuestión de ajustar dos o tres tornillitos y listo.

También es una estratagema ideológica, para distraer la atención de la gente lejos de aquello que tanto les asusta: el cuestionamiento de fondo, y en conjunto, del “modelo” neoliberal de desarrollo.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s