CR-NARANJO. El hechizo del atraso. Carlos Manuel Muñoz Jiménez

el

“El cultivo del café: el hechizo del atraso.
Las consecuencias socio-políticas de un cultivo obsoleto.”

1. La tasa de café en promedio en EUA tiene el valor, según datos investigados, de $4, la tasa del café es el café servido en la cafetería al desayuno, al mediodía, en la tarde, a las 6 y a las 10 de la noche, etc.

2. El paquete de 250 gramos de café o sea ¼ produce 40 tasas, 250 gramos o un paquete de café es lo que se le añade a un percolador para producir 40 tasas.

3. Significa que 250 gramos x 4 = a un kilo de café o 1000 gramos, y debido a que 250 gramos de café producen 40 tazas de café, 1.000 gramos producirían 160 tazas.

4. Una cajuela de café, de las que recolectan nuestros valientes jornaleros cada año desde septiembre hasta casi abril, que finaliza la cosecha en las zonas altas, significan 4,5 kilos (procesados y molidos).

5. Nuestro socio comercial del café, histórico y por excelencia, es EUA, de modo que, tomamos la base de los términos de referencia de éste país para obtener una aproximación monetaria y evaluamos.

6. Así las cosas, 4,5 kilos de café equivalen a: 720 tazas o una cajuela equivale a 720 tazas.

7. Como el valor de las tazas de café es en promedio de $4 a continuación únicamente multiplicamos el valor de la taza por la cantidad de tazas y obtenemos el valor de la cajuela en tazas de café en dólares de EUA, de forma que: 4 x 720 = 2.880 dólares. Ésta es la cantidad de dinero que se obtiene por una cajuela de café, equivalente en tazas de café en EUA.

8. Para determinar cuánto equivale esto en colones costarricenses lo calculamos por el valor de hoy 14 de junio del año 2019 que es según el Banco Central de: 586, 22 colones, de modo que se multiplica y obtenemos:
2.880 x 586,22 = 1.688.313,6 colones.

9. Si mi malicia indígena no me engaña, cada canasto de café significa equivalentes en tazas de café, vendidas en EUA, a 1.688.313,6 colones. Si al recolector de café se le pagaron mil colones (1000 colones), precio actual desde hace más de 16 años, significa que la utilidad de esa cajuela de café es de 1.167.313,6 colones, y la pregunta que prosigue es: ¿Ese dinero en dónde está? ¿quién se lo deja?, porque en Rosario los recolectores son cada vez más pobres, éste año no les generó ni 5 cajuelas diarias, es decir se ganaban 5.000 colones, ¿por qué desde hace más de 16 años en los cafetales del Rosario la cajuela de café es pagada a mil colones?

Suben los precios de las tazas a nivel internacional, suben las ganancias de
quienes nos arruinan, de quienes nos condenan, existe un sin número de cafetales inútiles e inaccesibles, los alrededores del centro de Naranjo, es una zona gobernada (todavía) por señores feudales, trasladados desde la Edad Media hasta nuestro presente, que todavía esperan por el pago constante de sus tributos, esperan ser elogiados por sus atribuciones petulantes de Monarca, por elogios de la población que alegren su trono medieval, senda Oligarquía: de café, que aterrizó hace más de dos siglos.

Aparto del tema, los cafetales que están por encima de los 1.300 m.s.n.m., que son cafetales que compiten en otros mercados, por café de calidad, cafés de altura, y alcanzan renombre internacional, con un amplio beneficio comercial para el país.

La Oligarquía del café lleva (los últimos) 71 años manipulando los presentes costarricenses con la nefasta ilusión del café y sus prosperidades pasadas, que acabaron muy allá antes de 1940 (Ver: Muñoz J., Carlos Manuel. “Libertad”. 2018), cuando todavía en la bolsa de valores, antes de la caída de Wall Street en 1929 (la Gran Depresión de 1929), se cotizaba alto y se pagaba bien, después de esto el miedo Liberal de la intrusión de las ideas sociales que propugnaba Calderón Guardia, Monseñor Sanabria y Manuel Mora, e inclusive defendidas por Pepe Figueres, derrocó el ascenso de las ideas sociales (en La Revolución de 1948) y estableció la formalidad del Liberalismo Cafetalero hasta el día de hoy.

Cuando me ubico en el centro de Naranjo y miro alrededor, en realidad, observo un inmenso número de cafetales y en ellos POBREZA, consagrándose día con día, meses con meses, años con años, como un hechizo de ruinas, como una cadena engrilletada a los presentes de los pueblos, porque el café no da (la cajuela de café lleva más de 16 años pagándose a 1.000 colones al recolector), porque el café, para nuestro (s) pueblo (s), políticamente, es la cadena más grande que tiene atada a toda una nación, es un sueño, de añoranzas y esperanzas; en cambio de éstos cafetales ya pasados, bien podrían existir otras agriculturas, otros proyectos, otras ideas, nuevas y mejores, que generaran trabajo y prosperidad, e inclusive podrían co-existir, pues amigas y amigos, la prosperidad y la riqueza se encuentran verdaderamente en la tierra, en el área, en el área de tierra que podemos utilizar para crecer, en el cómo la utilizamos, si sembráramos comida aunque sea tendríamos comida a un bajo coste y a un mejor precio debido a que por la ley de la oferta y de la demanda los precios de los alimentos, llegarían a descender, tendríamos, de ésta forma, comida nuestra para comerciar entre nosotros, y comida accesible y cercana, no pagaríamos los caprichos de los sendos supermercados, que rayan en productos internacionales y que nos multiplican los costes de nuestra canasta básica, y nos bloquean nuestra autosuficiencia. Nuestro capital es la tierra, y es el uso de ella lo que nos puede hacer ricos y salir de las miserias acumuladas de una nación (y un pueblo) que
posee acres para ser maravillosamente rica y próspera, pero en las ruinas, de una mente patriarcal, domesticada con la esclavitud, domesticada con la mediocridad y con el conformismo, nos ponen día con día al reto de sobrevivir, como ciegos en medio de un tesoro.

La Oligarquía del café sembró a la par de cada cafetal: su poder, pues los negocios del control de la población, de su desarrollo, y aunque hoy por hoy exista expansión en muchas otras áreas de producción, benditamente, son llevados a cabo a través del café (como herramienta y no como fruto). Es el café (como negocio) quién controla los círculos del poder, porque el poder está en quién posee la tierra, en quien logra controlar los medios de producción.

El sueño de los pueblos es la prosperidad y para que esto suceda deberemos de cambiar nuestras pautas mentales, nuestro esquema mental: de verdad, de autoridad patriarcal, de lógica, de tradición, de romanticismo por los años que ya pasaron, y ver en cambio, las oportunidades que están en nuestro frente:

acres de tierra para poder producir, crecer, construir mejores presentes, proteger a nuestras futuras generaciones y así ser libres.

Naranjo,14 de Junio de 2019.

#educación #democracia

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s