CR. Ese temblor fue un castigo. Max Porras González

Un castigo divino, no lo duden, para aquellos que andan juzgando a los demás por como visten o con quien se acuestan; para aquellos que fingen escandalizarse por la poca ropa que usaron unos pocos en el reciente desfile de la diversidad pero no dicen nada de lo que pasa en fiestas como las de Palmares, o programas como el Chinamo, el Tope de San José o los Carnavales donde sucede exactamente lo mismo.
Y también para aquellos que viven jodiendo de que en este país no se hace nada y cuando casi medio millón se lanzó a las calles en protesta, y miles de valientes educadores sostuvieron una huelga a pesar de insultos y agresiones, les decían vagos y les pedían que dialogaran con un gobierno que no quería dialogar.

PÓNGANSE VIVOS Y DEJEN DE ANDAR DE DOBLE MORAL.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s