CR-Goicoechea. Se now fue un “super héroe” ti-co. Martín Rodríguez Espinoza

Pocas veces me pongo a rememorar sobre la infancia, pero esta ocasión es especial.

La televisión recién se trabajaba en Costa Rica, aunque los mas adinerados ya tenían tv a color y en la mayoría de los barrios la tv en blanco y negro era la delicia de niños y niñas de la época. Muchas veces en un barrio solo en una casa había tv, ser amigo de ese vecino te garantizaba un espacio en la sala para ver tu programa favorito.

Uno de ellos era, sin lugar a dudas, “Chungalandia”, un programa de Antonio Menéndez, alias Chungaleta, un programa de sana diversión, con música, mímima, canto, magia y, porsupuesto payasos.

El más famoso payaso de la historia de Costa Rica vino de Colombia como parte del espectáculo de un circo, se quedó con su familia aquí y fundó su propio circo, “El Circo de Chicharrón y sus Estrellas”.

Ese famosísimo payaso se llamó Luis Fernando López Jiménez, pero todo el mundo lo conocía por su nombre artístico, “Chicharrón” y formaba parte del show de “Chungalandia”, ahí lo conocimos y de inmediato se convirtió en el “super heroe” de la niñéz que se destornillaba de la risa con sus ocurrencias y “payasadas”.

Mitad Tico, mitad Colombiano, entero fue un maestro para toda la generación de payasos de nuestro país, quienes lo conocimos por la tv y en persona jamás lo olvidaremos. “Chihcarrón” nos dejó el pasado domingo, a los 75 años y vecino de nuestra comunidad en Goicoechea.

El año pasado, 2018, organizamos el día de la niñez en homenaje a “Chicharrón” en la comunidad, decenas de niños y niñas, payasos, magia, piñata, música y porsupuesto “Chicharrón”.

Siempre que la salud se lo permitía nos acompañaba en los bingos que se organizaban para beneficio de la comunidad. Su hijo y amigo nuestro también, Henry López Pineda, (el payaso Yoyito) es otro gran colaborar de la comunidad.

Los pueblos, las comunidades están llenos de “super héroes” propios, nuestros, los verdaderos, que colaboran con sus comunidades, que organizan y que luchan. Muchos de esos Artistas, con mayúscula, viven y mueren pobres, pero satisfechos con sus vidas y con lo que hicieron por los demás.

La herencia de “Chicharrón” anda por las calles de Costa Rica, con sus pequeños y alegres circos, gente con corazones enormes y bolsillos vacíos, trabajadores tesoneros y alegres empedernidos, los más chicos, con su inocencia y alegría, son quienes más disfrutan de las “payasadas”, pero que los adultos deberíamos volver a ver para disfrutar y volver a sonreír.

Cuando veas un payaso PROFESIONAL, cuando veas un pequeño circo en tu comunidad, entra, colabora con los artistas y de paso sal hacia tu casa con una enorme sonrisa. La tv de hoy ya no da esas alegrías.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s