CR. Dos reflexiones intempestivas. David Díaz-Arias

1. No seamos ingenuos: en Costa Rica, para que ocurra un golpe de Estado, tendría que salir del poder del bando empresarial o de la U.S. Embassy y lo harían caminando, de noche, y sería antecedido de una oportunidad a CAQ para decir por tv que se va porque las cosas no han salido bien, se ha equivocado, piensa que es el turno de llamar a otras elecciones… Qué unos pobres pescadores, literalmente muertos de hambre, hagan un pequeño bochinche en la entrada a Casa Presidencial tiene, al menos, un millón de años luz de diferencia con un golpe de estado.

2. CAQ sigue sin demostrar que tiene el control, que lo elegimos a él, que tiene madurez e inteligencia para conducir al país, que se debe a la gente que lo eligió (estoy seguro que muchos que hoy le tocan el hombro y le susurran al oído votaron por “el Otro” Alvarado), que le tiene respeto a la gente que todos los días trabaja solo para comer m…, que de verdad le duelen la pérdida de empleos, que ese más de 20 por ciento de pobres lo desvelan… En fin, sigue sin demostrar que tiene capacidad para dialogar, entendiéndose por eso el saber escuchar y disponerse a negociar cambios; no el diálogo que le han enseñado los empresarios hasta ahora y qué consiste simplemente en poner en ejercicio lo que ellos dicen y hablar por streaming como un muñeco de ventrílocuo.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s