CR-SAN CARLOS-Deportes. Un equipo chico, ganador a base de humildad. Héctor Solano-Chavarría

el

Dos cosas, diré. Hace 3 años a Saborío lo echó el equipo sus amores y su “gente”, el Saprissa, como un perro. Por la puerta de atrás. Hoy, sale campeón con un equipo chico, ganador a base de humildad. Marín, un ídolo como jugador y como técnico. Marín es el antagonismo de la prepotencia que siempre proyectó su rival en esta final, el llamado Rey Paté, quien además fue cómplice de una campaña mediática orquestada para despreciar a dos referentes: Vladimir Quesada y Víctor Cordero. Hoy ganó el fútbol. Perdió Saprissa, la antítesis de ello.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s