La triste historia de las maquilas en las zonas francas. José Bolaños

Antes de los call center, esta era (y sigue siendo) la triste historia de las maquilas en las zonas francas de este país…

En la reciente ola de despidos de Baxter, por ejemplo, entre las historias “que callan los maquileros” está el eterno pleito por ir al baño, esperando al capataz para que le cubra un momento o el anotarse en una lista de tres minutos por persona para hacer del uno (única permitida) o negociar con compañeros para cambiar turnos en el sanitario.

Eso ni siquiera entra en lo primitivo, no sé si en la primera o segunda era industrial. Eso es simplemente la barbarie disfrazada de progreso y desarrollo, panacea de ciertos grupúsculos del pensamiento económico tradicional, de los abortos de Friedman, Rand y Hayek.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s