En tiempos de desinformación y de campañas de odio, vemos cómo algunos medios se han dedicado a difamar,sobre el líder indígena Sergio Rojas. Por Suy Wong.

En tiempos de desinformación y de campañas de odio, vemos cómo algunos medios y personas se han dedicado a difamar, a difundir mentiras y a contar verdades a medias sobre el líder indígena bribri Sergio Rojas, recientemente asesinado.

Y no es como han querido hacer creer conocidos medios de prensa nacional –bajo la interpretación de parte de un público desprevenido- que han descubierto un pasado turbio en la vida y acciones de Sergio Rojas, desviando la atención del verdadero fondo y móviles de tan vil homicidio. Las acusaciones y el encarcelamiento durante meses no tuvieron un fuerte sustento legal, por lo que seguidores y amigos de Salitre y otras comunidades indígenas, así como grupos de apoyo a la causa estuvieron siguiendo estos hechos, desde el momento de tan multitudinario e irregular operativo de detención, hasta los meses que estuvo preso. Las campañas en Redes Sociales y las acciones de calle pidiendo su liberación y exigiendo se siguiera el debido proceso en las correspondientes instancias judiciales no se hicieron esperar.

Como ha sucedido con otros personajes cuyas vidas han dedicado a la defensa de los Derechos Humanos, los enemigos aparecen y actúan desde diferentes trincheras. Algunos medios de comunicación se han centrado en sembrar la duda sobre la integridad moral y personalidad del líder indígena, entrevistando largamente a personas que le llevaban animadversión, incluyendo a malinches, así como a usurpadores y usurpadoras que se han hecho pasar por indígenas, para obtener beneficios económicos (ya sea para lograr inmerecidas indemnizaciones, para poseer tierras productivas en un Territorio o para recibir los beneficios de FONAFIFO por pagos ambientales). Esto no lo aclaran esos medios que, de manera tendenciosa y/o por falta de investigación, inducen a error a los lectores o tele-espectadores. Lo mismo se ha venido haciendo desde páginas de Facebook y otras redes. Esto se ha denunciado en repetidas oportunidades.

En medio de este panorama, cuesta digerir cómo personas pensantes caen en la trampa de la desinformación y se dedican a reproducir comentarios y publicaciones del corte ya descrito, sin consultar con otras fuentes. Entre esas personas, hay quienes conocen y deploran las persecuciones políticas y judiciales que -a lo largo de la historia- han tenido que sufrir activistas que estorbaron a los intereses de ciertos grupos. Para citar sólo algunos ejemplos de estas encarnizadas campañas, podemos mencionar las que tuvieron que sobrellevar personas de la talla de Martin Luther King, Nelson Mandela, Mahatma Gandhi, Julian Assange y Lula da Silva. ¿Se habrán puesto a pensar que el movimiento por la Autonomía Indígena y la recuperación de tierras usurpadas que lideraba Sergio (junto a otros y otras representantes de pueblos originarios) desde FRENAPI, también tiene enemigos capaces de muchas cosas?

Reflexionemos, no nos prestemos al discurso engañoso que pretende, en última instancia, amedrentar y desarticular una causa con la que tenemos una deuda de más de cinco siglos.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s