CR. El patriarcado se oculta y normaliza en colores y juguetes. Castañeda

Soy mujer y desde que mi entorno lo supo empezó a comprarme ropa rosada y juguetes de cocina y barbies anoréxicas y pálidas.
Sí, el patriarcado se oculta y normaliza en colores y juguetes.

Soy mujer y cuando entré al kinder, tenía que usar falda mientras que los pantalones eran más cómodos para brincar.
Sí, el patriarcado se oculta en la vestimenta y nos limita la comodidad de usar lo que queramos.

Soy mujer y las primeras canciones aprendidas en la escuela decían que para casarme debia ser de la capital, tenia que coser, planchar, cocinar y a pesar de eso tener tiempo para ir a pasear.
Sí, el patriarcado se oculta en canciones y en el sistema educativo. Nos pone requisitos para ser la mujer ideal y si no es así lxs demás nos juzgan porque quedaremos “solas”. Soy mujer y cuando iba a la iglesia me dijeron a modo de “consejo” que debía apurarme para llenar un librito de mujer virtuosa porque o sino se haría difícil que un muchacho de la iglesia “se fije en mi”. Que una carrera de ciencia limitaría mi tiempo y que repiense mi decisión. Que mi prioridad debería ser casarme con un misionero regresado para recibir bendiciones.
Sí, el patriarcado se oculta en la iglesia y ojo, hablo de la institución y líderes que tergiversan discursos.

Como bebé, niña, hija, ciudadana, estudiante, científica, latinoamericana, habitante de este planeta el patriarcado NUNCA nos ha dejado en paz. Y es que ha estado tan normalizado, que el des-aprender y despertar de ese hechizo de cuento de hadas es NECESARIO.

No intento juzgar, porque quién soy yo para hacerlo. Si quiere ser madre, séalo; si quiere ir a la iglesia, vaya; si quiere ser ama de casa, séalo, etc. ¡Pero que sea decisión propia! No deje que nadie la obligue a hacer cosas que no quiere.
Y por favor, estemos donde estemos no permitamos que se nos violen los derechos, que quieran hacernos sentir inferiores, porque NO lo somos.

Y a los hombres que leen esto, no piensen que “es cosa de ellas”, porque uds han estado presentes y piensen en que cosas puedo cambiar para una equidad de derechos. Gestionen sus espacios, sus masculinidades, pero repensándose a si mismxs.

¡Soy mujer y no permitiré que corten mis alas!

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s