CR. Camarada Arnoldo Ferreto Segura. Alejandro Rodríguez

el

Hace 23 años su corazón militante dejó de latir. A los 85 años, dedicados a construir la utopía de un mundo mejor – y lo logró gracias a sus muchas luchas y consecuencia política y personal – Fundador del Partido Comunista en los lejanos años 30 del siglo pasado. Regidor en la Municipalidad de Heredia durante 16 años consecutivos, Diputado en dos períodos (74 – 78 y 82 – 86). De este último período, marcado por la división de la izquierda, la guerra impulsada por las doctrinas reaganistas en CA y en CR, por la aprobación del Primer Ajuste Estructural en el gobierno de Monge y la llamada Ley de la Moneda, se pueden valorar sus aportes en las actas legislativas.
Su legado político nos heredó la modificación del Artículo 98 de la Constitución Política, la extensión de mar patrimonial a 200 millas de las costas y sobre todo la Ley de Pesca del Atún – conocida como Ley Ferreto – que desde 1975 grava con impuestos a los barcos atuneros de bandera extranjera que pescan en aguas patrimoniales costarricenses. La Universidad de Costa Rica en el año 2011 reconoció estos aportes y le dio su nombre a la sede del Pacífico en Puntarenas.
Hoy día, los y las jóvenes que estudian en este Reciento deberían reconocer el aporte de Ferreto y de otros y otras dirigentes populares (hoy invisibilizadas/os) a la construcción de lo que hoy es nuestro país, como Ramón Alvarado, Regidor puntarenense, dirigente comunal y militante comunista.
La construcción de su legado para el país nos dejó varios libros y publicaciones donde plasmó su pensamiento de izquierda, comunista, (en las fotos más abajo pongo tres portadas). Podemos discrepar o compartir esas ideas, sin embargo, nos reflejan una característica de esa generación: su pasión por el estudio, por el debate, por la confrontación de ideas con respeto y argumentos.
El legado de Ferreto debe ser una construcción colectiva, por eso los comentarios y anécdotas son bienvenidos. En mi época de estudiante universitario la profesora Isabel Wing Ching decía que Costa Rica y el Partido Comunista tuvieron el privilegio de contar con dos personalidades únicas (Manuel y Arnoldo), contradictorias a veces, pero que, sin lugar a dudas, llevaron a la izquierda costarricense a dar los aportes imprescindibles de lo que hoy es este país.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s