El tiempo y el miedo.*

La humanidad siempre convivió con el miedo y jamás consiguió acabar con él. Debemos investigar lo que es el miedo. Existen varias clases de miedos; cada persona tiene su miedo particular – miedo de la muerte, miedo de los dioses, del diablo, de la esposa, del marido, de los políticos y ni se sabe de cuantas clases más.

¿Qué es el miedo, y cómo surge? La humanidad, o sea, cada uno de nosotros, aceptó el miedo como una manera de vivir. Ejemplo de ello son la violencia en la televisión, violencia en nuestra vida diaria, y la mayor violencia de todas, la mayor matanza organizada que llamamos guerra.

¿Está el miedo relacionado con la violencia? Estamos hablando del miedo como hecho, no de la idea del miedo. La idea del miedo es diferente de la realidad del miedo. ¿Cuál es la relación del miedo con el tiempo y con el pensamiento? Podemos permanecer atemorizados con el mañana; podemos tener miedo de la muerte o de lo que está ocurriendo en este instante. Alguien, en el pasado, hizo algo que nos hirió; el pasado es tiempo, el futuro es tiempo. El presente es tiempo. ¿Será que el tiempo es un factor básico del miedo?

El miedo tiene innumerables ramificaciones, incontables hojas, mas no es bueno quedarse cortando ramas. ¿Cuál será la raíz del miedo? ¿Cuáles son sus múltiples formas? A causa del miedo se inventaron dioses y salvadores. Si no tuviésemos miedo alguno, habría un inmenso alivio, un profundo sentimiento de libertad; permaneceríamos libres del fardo de la existencia.

Parece claro que el tiempo es un factor del miedo. Tengo un buen empleo hoy, mas puedo perderlo mañana y por ello me siento aterrado. Mas no es posible parar el tiempo. El tiempo es un hecho, así como el pensamiento – pensamos sobre lo que aconteció, lo que puede acontecer, o lo que podría haber acontecido. ¿Será que el pensamiento también es un factor del miedo? ¿Podría el pensamiento dar origen al miedo?

Como vimos, el tiempo puede generar el miedo. No solo el tiempo del reloj, sino el tiempo psicológico, el tiempo interior. ¿Pero qué es el tiempo? ¿Dejando de lado el reloj, el amanecer y la puesta del sol, la belleza de la aurora y del crepúsculo; dejando de lado la luz y la obscuridad, en qué consiste el tiempo? Quien realmente comprende, en su intimidad, la naturaleza del tiempo, descubre una extraordinaria sensación de estar totalmente libre del mismo.

*Revista Sophia. Jul/Set. 2.006. Brasil

*Compartido por Edgar Mora Guerrero, Desamparados CR

 

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s