CR. Maltrecho y desvencijado. Arturo Gudiño Briceño

Al verlo maltrecho y desvencijado, ya sin futuro político y en el otoño de su vida, con sus medallas en el fango, algunos de los que le tuvieron como una lumbrera y un hombre fuera de serie, que debió haber nacido en el nunca jamás, hoy abandonan su barco en ruinas, se desmarcan y le dicen a lo lejos: si te vi no me acuerdo; ciao, nos vemos. Algunos fueron cercanos colaboradores y columnistas que ensalzaban su visión e integridad democrática. Le quemaban incienso en público y en privado y le tenian como lo maximo que había parido la patria. Nunca se percataron de lo que siempre fue un secreto a voces. Extraño, no? Pero bueno, lo importante es que una de las victimas se armó de valor y grito la afrenta que desde hace años le aguijoneaba su ser y otras más también le siguieron. Ahora a esperar que la justicia no se tuerza como lo ha hecho tantas veces en un país corroído por la corrupcion, la impunidad y una democracia electorera cada vez más desigual y plagada de injusticia social y cada vez con menos oportunidades para los hijos de la clase media y los que viven en las barriadas pobres. Hay que barrer con esos políticos a los que solo interesa enriquecerse cada vez más a costa de la sociedad y también a los políticos y oportunistas que solo gustan de acomodarse donde el sol calienta, así tengan que renegar de los que hasta ayer eran sus ídolos a los que hoy dan la espalda. Ese barco se hunde, dicen, mejor montémonos en aquel.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s